La caja de Pandora

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La famosa caja la abrió Charo Vega en el programa «Sálvame». como el gran público no conoce al personaje, les diré que Charo es una mujer bellísima, de una familia de leyenda, que arranca con la gran Pastora Imperio, Gitanillo de Triana y tantos Vegas artistas estupendos. Desde muy joven fue muy conocida socialmente en Madrid, formó un trío de amiguísimas con Lolita y Carmina Ordóñez. Se casó con Tony Caravaca, un empresario del espectáculo que llevó a primerísimas figuras. Llevaba Charo mucho tiempo fuera de los circuitos sociales. De pronto apareció como invitada en «Sálvame diario». Posiblemente por inexperiencia, o por la habilidad de Jorge Javier, o porque le dio la gana y no quiso calcular, como decía un cuplé de Sarita Montiel, «de todo lo que tengo, sólo enseño la mitad». Ella no se anduvo por las ramas, confirmó algo que casi todos conocíamos: Lolita tuvo un romance con Francisco Rivera. Teniendo en cuenta que la artista ha confirmado desde siempre que fue novia de Paquirri, padre de Fran, el morbo está servido. Pero siguió Charo por esa senda y aseguró que su hermana Lolita tuvo un «refregón» con el primo de Francisco, José Antonio Canales Rivera. Además para que la traca final fuese tremenda, dijo que cuando Lolita le contó estas pasiones a Isabel Pantoja, le dijo, «Isabel, de los Rivera sólo me falta tu hijo Kiko». A la cantaora se le pusieron los pelos de punta, lo que no deja de ser un peligro dada la mata de Isabel. Como verán «Gran Hermano» es una especie de diálogo de Carmelitas al lado de los realitys de «Sálvame». Lo de Isabel es de darle el premio Job a la paciencia, siempre termina siendo la aceituna de todos los «dry martini». Parece que en un terreno más dramático, lo anterior era género cómico, presentará ante los jueces ingresos por más de 19 millones de euros en los últimos años. Me alegraría que así fuese. Como he dicho muchas veces, Isabel es artista, de las grandes y además, de las caras.