El regreso del dios Tot

Los arqueólogos no descartan sacar más estatuas de igual tamaño 

Imagen de la enorme pieza que se encontró en un campo arqueológico cerca de Lúxor
Imagen de la enorme pieza que se encontró en un campo arqueológico cerca de Lúxor

Un grupo de arqueólogos egipcios ha descubierto un coloso de granito rojo que representa al dios egipcio de la sabiduría Tot, en el templo funerario del rey Amenhotep III, en Lúxor, informó ayer el ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni. Según un comunicado emitido por el Consejo Supremo de Antigüedades egipcio (CSA), el hallazgo se produjo durante una excavación en la zona noroeste del templo del faraón Amenhotep III, situado en la orilla oeste de Lúxor, 700 kilómetros al sur de la ciudad de El Cairo. La estatua simboliza a la deidad de la sabiduría, la escritura y la música. Los egipcios siempre representaron a esta deidad de su panteón con un cuerpo humano y con cabeza de ave ibis. La escultura que se ha desenterrado en esta ocasión alcanza una altura de 3,5 metros y posee una anchura de 140 centímetros. Se desconoce todavía la fecha en que fue esculpida. Éste es un dato que los arqueólogos esperan desvelar al término de las excavaciones, ya que todavía es demasiado pronto para proporcionar una fecha concreta.El dios Tot, que también ha aparece en ocasiones con una cabeza de mono, aparece en algunos templos en dibujos que representan el conocido Libro de los Muertos, un texto vinculado a la mitología de Egipto, situado frente a la balanza en la que se colocaba el corazón del fallecido durante su juicio. Nuevos descubrimientosEs habitual encontrar al dios Tot en miles de momias en el sur de Egipto. Pero también suele aparecer vinculado al yacimiento arqueológico de Saqara, situado a unos treinta kilómetros de la capital egipcia. Por su parte, uno de los responsables que dirige esta excavación, Afifi Rohayem, explicó ayer que este mismo lugar podría albergar una larga avenida flanqueada por estatuas del dios Tot que indicaba la ruta original que conducía a la entrada del templo. De hecho, un enorme coloso de unos cinco metros de altura fue descubierto en este mismo lugar el año pasado, por lo que el secretario general de Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), Zahi Hawas, señaló que todavía conservan esperanzas de que puedan encontrarse en este mismo emplazamiento nuevas estatuas de grandes dimensiones. La misión arqueológica que está encargada de trabajar en este emplazamiento se inscribe en un proyecto que trata de controlar el nivel de las aguas subterráneas en la orilla oeste de Lúxor, la antigua Tebas.