Europa

Las radios privadas se rebelan contra el CAC

Mientras en Europa se suprime o limita la publicidad en las radios públicas, el CAC promueve lo contrario.

En la actualidad, el 70 por ciento de frecuencias utilizadas en Cataluña son de titularidad pública, con 250 radios municipales
En la actualidad, el 70 por ciento de frecuencias utilizadas en Cataluña son de titularidad pública, con 250 radios municipales

BARCELONA- La Associació Catalana de Ràdio (ACR), que engloba a todas las operadoras privadas que emiten en Cataluña, presentó ayer alegaciones contra el Proyecto de Instrucción sobre los límites de publicidad en las radios públicas catalanas redactado por el Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC). Dicho proyecto aboga por un máximo de 90 minutos de anuncios al día y ocho a la hora, lo que aumenta en un 50 por ciento la media que utiliza en la actualidad Catalunya Ràdio, con una media de 61 minutos al día y 3 a la hora. «Estábamos muy pendientes del dictamen porque esperábamos un resultado totalmente opuesto. Tenía que ser una limitación y les han doblado su media actual», afirmó ayer Eugeni Sallent, presidente de la ACR.La asociación de radios privadas envió ayer mismo al CAC las alegaciones contra este proyecto de instrucción, que consideran que promueve la competencia desleal y contradice las normativas europeas, incluso la propia Llei de l'Audiovisual de Cataluña. «Somos el único lugar de Europa en que se aumenta la publicidad en las públicas. Ni Inglaterra, ni Francia, ni siquiera España permiten publicidad en cadenas públicas, o al menos las limitan a mínimos», aseguró Sallent.En este sentido, puso de ejemplo a la BBC inglesa, que no lleva publicidad, o la misma RNE, que tampoco. «La Llei de l'Audiovisual otorgó al CAC la competencia para limitar el tiempo de publicidad de las públicas y esta instrucción no limita nada, por lo que va contra la misma ley», afirmó Sallent.Ganar en facturaciónEsta no limitación, según la ACR, puede significar un incremento de un 10 a un 20 por ciento de facturación de las públicas que, en la actualidad, reciben cerca de 60 millones de euros de subvención. Esta doble vertiente de ingresos hace que las públicas, según asegura la ACR, puedan colocar precios a la baja a los anunciantes con los que ellos no pueden competir. Si tenemos en cuenta que el 70 por ciento de todas las frecuencias utilizadas en Cataluña son de titularidad pública, incluyendo más de 250 cadenas municipales, esta situación se agrava.En la actualidad, Cataluña es el único territorio europeo donde cada nivel de administración, estatal, autonómico, de diputación y municipal, tiene su propia radio pública. Ante este panorama, la ACR pide que se trabaje para la supresión de la publicidad en las radios públicas en un periodo de tiempo de dos años para equipararse al paradigma europeo actual. «Si siguen adelante, recorreremos a la justicia», sentenció Sallent.