Terror de cartón piedra en el Zoo de Tokio

Japón, uno de los referentes en tecnología, pone a prueba al equipo de seguridad del Zoo de Tokio con un rinoceronte de cartón piedra.

En 130 años de historia, el zoológico de Tokio no se había visto en una igual: un equipo antidisturbios armado con postes, redes, pistolas tranquilizantes y un sinfín de armamento «pesado» con el que reducir a un rinoceronte que resultó ser de cartón.

Así se entrenan en el país nipón frente a una hipotética fuga de animales. Algo no tan improbable como parece, ya que la propensión de su país a los terremotos hace de la idea algo no tan descabellado. Basta recordar que las inundaciones sufridas en Centroeuropa en 2003 provocaron que varios animales salvajes aparecieran a kilómetros del zoo de Praga.

Según explicó el director del zoo japonés, los simulacros se realizan con disfraces de animales «más sencillos», aunque en esta ocasión no escatimaron en el rinoceronte de ojos azules cuya estampida ha dado la vuelta al mundo. Según el propio director, se buscaba un mayor impacto en esta ocasión, algo que han conseguido a tenor del eco de la noticia. Los medios no han dejado escapar incluso el escabroso momento en el que el paquidermo logra tumbar a uno de los policías, ante lo cual acuden sus compañeros con varas de madera con las que golpean el suelo para ahuyentarlo.

Más de cien efectivos en la operación
 Finalmente, los funcionarios someten al animal con tranquilizantes y logran inmovilizarlo con una red. Más de un centenar de efectivos, entre personal, policías y médicos participaron en el ejercicio.

«He venido a este parque unas cuantas veces, y es la primera vez que he visto este tipo de evento y fue bastante interesante», dijo una mujer que no perdió detalle de la operación junto a su hijo de cuatro años. Los ejercicios se llevan a cabo anualmente en distintos parques zoológicos alrededor de Tokio para mantener la disponibilidad en el caso de un desastre. Por el momento, el Jardín Zoológico de Ueno sólo ha tenido cuatro casos de fugas de animales en los últimos 50 años.