Google y Telefónica en desacuerdo sobre el pago por uso en las redes

El Mobile World Congress ha vuelto a ser hoy escenario del desencuentro entre Telefónica y Google, y mientras el presidente de la empresa española César Alierta, ha pedido acuerdos entre las operadoras y los gigantes de Internet para financiar las inversiones en las redes, el presidente de Google Eric Schmidt, ha hecho oídos sordos a este llamamiento.

Google y Telefónica, en desacuerdo por el pago por uso en las redes.
Google y Telefónica, en desacuerdo por el pago por uso en las redes.

Esta mañana, César Alierta, pedía acuerdos de las operadoras con los gigantes de Internet para financiar las inversiones en redes de manera que se consigan la mejoras necesarias en ancho de banda.

El presidente de Google Eric Schmidt, ha desoído el llamamiento y ha recordado el esfuerzo que llevan a cabo empresas como la suya por mantener la capacidad necesaria en servidores.

Así, Alierta, sin aludir a Google, ha advertido: "todos tenemos que contribuir"de una forma simétrica para impulsar el mundo digital, de manera "que todos -ha dicho- estemos en igualdad de condiciones", ya que en los últimos años "los operadores no estamos en igualdad de condiciones con otros jugadores"en este nuevo contexto.

Por su parte, Schmidt contempla la situación desde el ángulo contrario, y afirma que la clave no radica sólo en el amplio de banda, tal y como reclaman las autoridades de la UE, sino en "trabajar en red y contar con las soluciones necesarias para ello y que las mismas se puedan operar 'desde la nube'", es decir sin una referencia física fuera de Internet.

Por ello, Schmidt ha destacado que Internet no sólo son redes, y ha afirmado que "el móvil no es una plataforma sino un ecosistema", en el que las empresas de Internet jugarían un papel y los operadores de telefonía, otro.

Schmidt que ha sido la estrella del día, ha defendido la idoneidad de Android para convertirse no sólo en el sistema operativo de referencia de los móviles, ya es el primero en esta cuota de mercado, sino también de las tabletas, el producto estrella en este congreso.

En la edición de hoy, tanto la multinacional japonesa Toshiba como el gigante chino HTC -de hecho el primer fabricante de móviles del mundo- han presentado sus modelos de tabletas para competir con iPad, los dos basados en Android.

Por su parte, Nokia ha seguido lanzando mensajes para que trabajadores, inversores y el conjunto del sector confíen en su alianza con Microsoft. El presidente de Nokia, Stephen Elop, ha tranquilizado a la plantilla sobre el impacto laboral que puede tener el acuerdo con Microsoft para que el sistema operativo de los móviles del gigante finlandés sea Windows Phone.

En una entrevista con un grupo de medios europeos, entre ellos Efe, Elop ha resaltado que "todavía tienen que iniciarse los contactos para ver cómo afecta al empleo"y no ha querido comentar la cifra de 6.000 puestos de trabajo amenazados que hoy daba el Financial Times citando a fuentes sindicales del país nórdico.

Stephen Elop también ha relativizado que las acciones de Nokia hayan caído un 20 % desde que se conoció el alcance de su acuerdo con Microsoft la semana pasada. "Es algo que ha ocurrido a corto plazo, pero a medida que se vea cómo se ejecuta la alianza estoy seguro de que se entenderá que no sólo es buena para la compañía y para sus trabajadores sino también para sus accionistas", ha asegurado Elop.