Los vecinos aplazan acudir a la vía judicial pero no lo descartan

Aún no hay fecha para el regreso a sus casas, pero el alquiler será por un año por si el arreglo de los daños se alarga.

Los 110 vecinos desalojados no podrán regresar a sus pisos como mínimo hasta dentro de seis meses
Los 110 vecinos desalojados no podrán regresar a sus pisos como mínimo hasta dentro de seis meses

SEVILLA- Los vecinos de la barriada de la Renfe desalojados por el riesgo de derrumbe han decidido «hacer borrón y cuenta nueva» y por el momento no emprenderán acciones legales por «negligencia», aunque no descartan hacerlo en un futuro porque «no hay plazos y esa vía siempre estará abierta». El presidente de la asociación vecinal Barqueta-Renfe, Bernabé García, indicó que el cambio de opinión se debe a que «he sido bastante crítico desde el principio, pero ahora veo que se están volcando tanto social como técnicamente para solucionar el problema». El realojo de las 110 personas, pertenecientes a 40 familias, que no pueden regresar a sus casas comenzará la próxima semana, concediéndole prioridad a aquéllas que cuenten con menores, enfermos o personas con movilidad reducida, y deberá estar culminado a mediados de julio, según confirmaron tras una reunión mantenida ayer el delegado del Distrito Macarena, Enrique Lobato; el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán; y el vicerrector de Infraestructuras de la Universidad, Antonio Ramírez Arellano. Por el momento no hay plazos para que puedan regresar a sus viviendas, aunque en ningún caso será antes de seis meses. Por si acaso el alquiler de los pisos en los que se instalarán será por un año, para evitar que vuelvan a verse en la calle si la reparación de los daños se alarga. Las casas en las que serán realojados estarán «lo más cercanas posible al barrio» y el Ayuntamiento ofrece la posibilidad a los vecinos de buscarlas ellos mismos a su gusto para ahorrar trámites.