Siete galardonados reclaman la retirada del premio UNESCO-Obiang Nguema

Siete personalidades galardonadas con el Premio UNESCO-Guillermo Cano de Libertad de Prensa han reclamado a la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Irina Bokova, la retirada del premio que lleva el nombre del presidente de Guinea Ecuatorial, por considerar que homenajea al "líder de un régimen que oprime a los medios de comunicación".

Unesco pone el nombre del dictador guineano a uno de sus premios
Unesco pone el nombre del dictador guineano a uno de sus premios

Los firmantes son la chilena Monica Gonzales Mujica, galardonada en 2010; la ceilandesa Sonali Samarasinghe, en nombre de su marido Lasantha Wickrematunge, muerto y premiado en 2009; la mexicana Lydia Cacho (2008), el chino Cheng Yizhong (2005), el cubano Raúl Rivero (2004), el zimbabuense Geoffrey Nyarota (2002) y el sirio Nizar Nayyouf (2000). El premio UNESCO-Guillermo Cano homenajea a un periodista colombiano asesinado en 1987 por informar sobre el narcotráfico. "Como galardonados por la UNESCO en reconocimiento a nuestra 'contribución notable a la defensa y promoción de la libertad de prensa en cualquier parte del mundo', sentimos una responsabilidad especial por establecer una posición clara sobre esta cuestión", se lee en la carta abierta a la que ha tenido acceso Europa Press. "Compartimos la grave preocupación expresada por treinta organizaciones de libertad de expresión en una carta del 20 de mayo de 2010, sobre la creación del premio UNESCO-Obiang a la luz de la grave represión en Guinea Ecuatorial", prosiguen los firmantes. "También estamos de acuerdo con los firmantes de esta carta en que el Premio UNESCO-Guillermo Cano de Libertad de Prensa Premio se vería menoscabado si la UNESCO prosigue en otorgar un premio distinto financiado por el líder de un régimen que oprime a los medios de comunicación y nombrado en su honor", añaden. "Entendemos que usted puede tener la oportunidad de discutir la controversia sobre el Premio UNESCO-Obiang con el Consejo Ejecutivo de la UNESCO en una próxima reunión informativa el 15 de junio", recuerdan. "Le instamos a colaborar con el Consejo para encontrar una solución a la controversia que preserve la integridad de la UNESCO como una organización que defiende y promueve los principios fundamentales de las Naciones Unidas", añaden. Asimismo, los firmantes recuerdan "que la Constitución de la UNESCO establece claramente que 'la organización se propone contribuir a la paz y a la seguridad estrechando, mediante la educación, la ciencia y la cultura, la colaboración entre las naciones, a fin de asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los Derechos Humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de las Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo'". Historia del premioEl 17 de noviembre de 2008, la Ejecutiva de la UNESCO decidió crear el Premio Obiang Nguema Mbasogo "en reconocimiento a los logros científicos que mejoran la calidad de la vida humana". El pasado mes de mayo, un grupo de prestigiosas organizaciones internacionales de Derechos Humanos -entre ellas, Human Rights Watch- denunciaron que el premio tiene como objetivo "mejorar la mala reputación de un déspota cruel y corrupto"y reclamaron que se utilicen los tres millones de dólares del premio "para mejorar la educación y bienestar de la gente de Guinea Ecuatorial y no para la glorificación de su presidente". El pasado viernes, el Gobierno de Guinea Ecuatorial calificó de "racistas y colonialistas"a las organizaciones y medios de comunicación internacionales que han protestado contra el galardón y afirmó que "la mayor parte"de los creadores de "estas polémicas"no sabrían situar al país africano "en un mapa". La propia Irina Bokova ha manifestado recientemente su "seria preocupación"por las repercusiones que tendrá el premio en el "prestigio de la UNESCO", según declaró a principios de junio su portavoz, Sue Williams, a 'The New York Times'. La Comisión Ejecutiva de la UNESCO se reunirá mañana 15 de junio para discutir sobre la continuidad o la retirada del premio. Pese a las controversias, la UNESCO decidió el pasado mes de abril seguir adelante con el galardón. Muchos países occidentales -entre ellos Francia y Estados Unidos- se oponen al premio, pero no se pronunciaron en contra en la reunión de abril para evitar tensiones, mientras que los países africanos lo apoyaron por unanimidad. Las organizaciones de Derechos Humanos están presionando a los 58 países -13 de ellos africanos- que participarán mañana en la reunión del Consejo Ejecutivo de la UNESCO. Entre los rumores que corren entre bastidores destaca la posibilidad de que se mantenga el premio con otro nombre, posiblemente el de un científico, pero en tal caso la UNESCO debería devolver los tres millones de dólares donados por Obiang.