EE UU admite que puede haber más bombas

La amenaza terrorista de Al Qaida no influirá en los votantes estadounidenses

Hasan Al Asiri es el principal sospechoso de fabricar las bombas
Hasan Al Asiri es el principal sospechoso de fabricar las bombas

NUEVA YORK- Al más puro estilo «no drama Obama», acuñado por su insistencia en llamar a la tranquilidad durante su campaña, el presidente Barack Obama alteró sólo una línea su agenda del viernes para dar cuenta a los periodistas sobre los dos paquetes bomba interceptados en Londres y Dubái. El presidente de EE UU reconoció que había una amenaza creíble contra EE UU.


Entre dos aguas
Así, el presidente demostró sus facultades como comandante en jefe. Pero también que no pensaba capitalizar la cuestión de la amenaza terorrista en las elecciones de mañana, en las que los demócratas se juegan el Congreso. Obama ha tenido que hilar muy fino para evitar nuevas críticas cuando no compareció tras el intento frustrado de hacer saltar por los aires un avión en el cielo de Detroit el 25 de diciembre.

Tampoco ha querido que se le acuse de utilizar la cuestión de la seguridad nacional para amedrentar a los votantes como tantas veces los liberales echaron en cara a su antecesor, el presidente George W. Bush. Sabe que los votantes de extrema derecha están contra él y su partido. Y no puede poner en su contra a los de izquierda, a los que se les han quedado cortas todas sus promesas de poner patas arriba Washington.

Mientras, las agencias de inteligencia y seguridad de Estados Unidos investigan las pruebas y pistas recabadas junto con sus aliados. Ayer un portavoz de la aerolía Qatar Airways aseguró a la cadena CNN que el paquete bomba interceptado en Dubai pudo viajar en dos aviones de pasajeros. Esta compañía aérea tiene vuelos comerciales diarios con Yemen en los que también se transportan paquetes de mensajería.

Además, en declaraciones a la CNN, el consejero de Seguridad Nacional, John Brennan, alertó de que podría haber más paquetes bomba (como los descubiertos) enviados a Estados Unidos. «Sería muy imprudente de mi parte y de la de otros en la comunidad antiterrorista aquí y en el extranjero asumir que no hay otros [paquetes]», destacó Brennan.

«Esperamos que si hay otros sean capaces de encontrarlos antes de que puedan ser detonados», agregó el experto encargado de informar a Obama el jueves por la noche sobre la existencia de estos paquetes bomba.

De momento, Alemania, Francia y Reino Unido han suspendido los vuelos de carga procedentes de Yemen. Y las compañías de servicios de paquetería de FedEx y UPS, sus negocios en Yemen.


El saudí Al Asiri fabricó los explosivos
El fabricante de bombas saudí Ibrahim Hasan Al Asiri es el principal sospechoso de los envíos de paquetes, informó un miembro del Gobierno. Asiri, que encabeza una lista de criminales buscados por Arabia Saudí, es el hermano de un terrorista suicida que murió el año pasado al intentar atentar contra el jefe de la unidad antiterrorista saudí, el príncipe Mohamed Bin Nayef. Según las investigaciones, al menos uno de los paquetes interceptados contenía tetranitrato de pentaeritritol, Pent, el mismo explosivo químico que portaba el terrorista nigeriano que trató de estallar un avión que se dirigía a Detroit el 25 de diciembre. Asiri estaba siendo investigado por su experiencia en el manejo de explosivos, ya que hay indicios de que él pudo fabricar las bombas de los frustrados atentados de Detroit y contra el Príncipe Nayaf.