Llega la librería electrónica

Libranda, la plataforma digital impulsada por las editoriales españolas, comenzará a funcionar el 15 de julio / Los editores se quejan del 18 por ciento de IVA con el que el Gobierno gravará los e-books 

Rafael de Cárdenas, Blanca Rosa, Nuria Cabutí, Francisco Cuadrado, Arantza Larrauri, Jesús Badenes, Félix Riera y Rosalina Díaz, ayer en la presentación de Libranda
Rafael de Cárdenas, Blanca Rosa, Nuria Cabutí, Francisco Cuadrado, Arantza Larrauri, Jesús Badenes, Félix Riera y Rosalina Díaz, ayer en la presentación de Libranda

Hay que aprender de los errores que se han cometido. Evitar que suceda lo mismo que les ha ocurrido a otras industrias. Hay que anticiparse al futuro. Y ese futuro se llama Libranda. Definición: «Plataforma digital independiente que presta servicios auxiliares para la comercialización de contenidos digitales y para la promoción de los mismos». Libranda no dispone de una tienda on-line. En otras palabras es, tal como declaró uno de los representantes de los sellos englobados bajo este nombre, «un almacén electrónico virtual» que «presta servicios de almacenaje y distribución digital a las editoriales y las librerías (sean éstas físicas o en red)». No vende directamente al usuario. No interviene en la negociación de condiciones comerciales de los contenidos digitales. No establece los precios. Se han invertido en total dos millones de euros en impulsar y fundar esta sociedad, constituida por el Grupo Planeta, Random House Mondadori, Grupo Santillana, Roca Editorial, Grup 62, Grupo SM y el Grupo Wolters Kluwer. A ellas se han sumado otras como Anagrama, Salamandra, Acantilado, Quaderns Crema, Maeva Ediciones, Ediciones Siruela y La Galera. Se pondrá en funcionamiento el próximo 15 de julio con una decena de librerías, entre ellas: La Central, Antonio Machado, Popular, Santos Ochoa, Cervantes o Librería Cámara. Pero también estarán presentes las que se han venido a llamar «las grandes cuentas», como Fnac, El Corte Inglés, Casa del Libro o Telefónica. Sin olvidarse de tiendas on-line como Leer-e y Grammata, entre otras. Será un periodo de pruebas que desembocará en la inauguración oficial el próximo 15 de septiembre. Arrancará con 2.000 títulos digitalizados y se espera que a final de año se alcance una cifra que oscila entre 8.000 y 10.000. Y entre los autores que los lectores podrán encontrar disponibles se encuentran Miguel Delibes, Carlos Ruiz Zafón, Ken Follett, Arturo Pérez-Reverte, Julia Navarro, Stieg Larsson, Margaret Mazzantini, Ildefonso Falcones, Javier Marías y José Saramago, entre otros. El Círculo de Bellas Artes de Madrid acogió ayer la presentación de Libranda, que estuvo presidida por su directora, Arantza Larrauri. Estuvo arropada por Jesús Badenes, del Grupo Planeta; Nuria Cabutí, de Random House Mondadori; Rafael de Cárdenas, de SM; Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial; Francisco Cuadrado, de Santillana; Félix Riera, de Grup 62, y Rosalina Díaz, de Wolters Kluwer. El uso es sencillo. El usuario realiza la orden de compra en la tienda escogida. Ésta envía la petición a Libranda y desde aquí se remite un «link» a la librería y ésta al usuario. Al abrir el enlance se produce la descarga. La operación es momentánea. De esta manera se protegen los datos de los consumidores. El formato empleado es el Epub (próximamente se incorporarán más posibilidades) y sólo se podrán comprar, aunque se desarrollarán otros modelos, como el «streaming», el préstamo o la suscripción. A todo esto habrá que añadir los «widgets», herramientas de márketing o promoción de una obra, como vídeos y entrevistas. La obra descargada se recibirá en un Pc y se permitirá tenerla en 12 dispositivos, seis ordenadores y seis móviles. «El papel y lo digital se apoyarán el uno al otro», advirtió la directora nada más comenzar la presentación. Badenes, director general de la división editorial de librerías de Planeta, recalcó: «Ésta es la primera oferta que se hace en España para que se pueda leer más barato que en papel». El obstáculo del IVAFue Badenes quien recalcó que el esfuerzo editorial para fomentar una lectura más barata se ha topado con la iniciativa del Gobierno, que grabará los libros electrónicos con un 18 por ciento de IVA. «Es demasiado alto y creo que hay que recordar que un e-book también es un libro. Cuando se aplica un impuesto tan alto lo que se hace es fomentar la "piratería". Espero que se sepa que en España los editores son muy importantes. El castellano es un acerbo cultural y económico muy activo». Francisco Cuadrado secundó esta queja: «No tiene sentido gravar este producto». De momento todos los socios presentes suman unos 10.000 títulos al año, de un total de 74.000 que se publican en España. Lo que supone que ellos editan una séptima parte de lo que llega al mercado en nuestro país. El precio con el que saldrán los e-book será proporcional al del libro impreso. Para Cuadrado, «los libros de fondo costarán alrededor de los seis euros; mientras que otros tendrán una horquilla entre 11 y 14 euros». La incógnita es la previsión de mercado digital que existe en la actualidad: «En Estados Unidos ha alcanzado un tres por ciento este año. Nosotros creemos que en España se podría alcanzar en unos años un cinco por ciento –explicó Arantza Larrauri–. De momento durante estos meses no se superará el uno por ciento. La transición hasta que se consigan beneficios será de unos tres años. Suponemos que en el cuarto empezaremos a tenerlos». Para ella, el mercado digital ocupará ese 5 por ciento, mientras el 95 restante será papel.DescatalogadosBadenes se mostró optimista en este punto: «Creo que el crecimiento en los países de nuestro entorno será más lento. En España será más rápidos en esta transición y pensamos que los lectores crecerán cuando los precios de los libros bajen y también los de los dispositivos. Ahora mismo hay un 45 por ciento de personas que no leen. El formato tecnológico puede incorporar a estas personas a la lectura, sobre todo a los más jóvenes». Existe una expectación: los libros descatalogados (una cantidad importante de las ganancias de Amazon provienen de estos ejemplares). «Todos ellos suponen una gran oportunidad de ingresos. Son estos libros que no pueden encontrarse en las librerías, muchos por el insuficiente espacio físico del que disponen», comentó Blanca Rosa Roca, directora general de Roca Editorial. Junto a estos volúmenes raros, extraños, se encontrarán las novedades. De hecho, todas las editoriales coinciden en lanzar al mismo tiempo la versión en papel y digital de los títulos. «El 80 por ciento de los libros más vendidos en papel suelen coincidir con los mismos que más se han vendido en digital. La ventaja es que con la venta de 40 o 50 ejemplares de un libro electrónico has compensado la inversión que has hecho en esta versión», explicó Badenes. Libranda nace cuando en España, de momento, sólo se cuenta con 50.000 dispositivos específicos para descargarse libros. Su espíritu es estar abiertos y sumar a esta iniciativa, tan pronto como sea posible, las editoriales latinoamericanas, más aquellos sellos que se quieran embarcar en esta iniciativa.

 

Tres puntos para plantar cara a la «piratería»Es el principal temor: la "piratería". La lacra que más está dañando a los productos culturales. Por eso, los editores han querido lanzar esta iniciativa, la que supone Libranda. Una propuesta para que los lectores tengan una oferta de calidad y a una precio razonable, y no se vean abocados a buscar a sus autores preferidos en la "piratería". «No está bien defraudar –recordó ayer Jesús Badenes–. Es un atentado al acerbo cultural». Para combatirla se va a insistir en tres frentes diferentes: «Primero es aportar una oferta buena; después vamos a colaborar y trabajar con las autoridades para combatir la "piratería"y, después, creemos que es necesario esforzarse en la docencia. Los jóvenes deben aprender que no es correcto recurrir a descargas ilegales y que hay que remunerar a los creadores para que a medio plazo no se perjudique a los creadores». Todos los que asistieron ayer a la presentación estaban de acuerdo en que es uno de los aspectos más preocupantes, sobre todo si se tiene en cuenta el daño que ha sufrido la industria discográfica y cinematográfica en España. «Hay que actuar y ser prácticos en este punto», afirmó Nuria Cabutí, de Random House Mondadori. «Es un dato preocupante. Hay que concienciar a la gente», señaló Badenes durante su intervención. De hecho, una de las líneas que caracteriza a Libranda es su empeño en mantener la estructura del mercado actual, sobre todo el tejido de librerías existentes, una red que ha sido el interlocutor directo con los lectores de manera habitual. Libranda incluirá, de hecho, un buscador para saber si un título está disponible en el mercado y una pestaña remite a las tiendas donde se puede adquirir el título deseado. Ahora son las librerías las que tendrán que hacer un esfuerzo para ponerse al día.