El estrés mató al pulpo Paul

El pulpo Paul, que saltó a la fama durante el Mundial de Fútbol de Sudáfrica por sus acertadas predicciones de los ganadores de los encuentros, ha fallecido esta noche en su pecera del acuario de Oberhausen.

El estrés al que ha sido sometido el pulpo Paul en los últimos años pudo haber acortado la vida del animal según ha explicado el experto del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC, Ángel Guerra, aunque también ha señalado, que "no es de extrañar que haya muerto de manera natural", ya que esta especie, el Octopus vulgaris "tiene una esperanza de vida de unos dos años".

Guerra ha señalado en declaraciones que, aunque son "animales fuertes", un "exceso de apagar y encender mucho las luces, manipularle, obligarle a hacer diariamente ejercicio, o que lo trasladen de un acuario a otro para las pruebas"pueden causar en el animal un "estado de estrés que le puede acortar la vida".

En cuanto a las causas de una muerte natural, el experto ha señalado que, en un pulpo como Paul, ésta se produce con la aparición de una variación genética que les deteriora hasta la parada respiratoria, pero el motivo de que estos genes se manifiesten a los dos años de vida está todavía en estudio.

Así, ha señalado que algunos expertos creen que la aparición de los genes es consecuencia del reloj biológico, mientras que otros opinan que se produce tras la etapa de reproducción del Octopus vulgaris en la que el animal se somete al estrés del cortejo y de la cópula.

Por otra parte, Guerra ha apuntado que al estar en un acuario su muerte también podría haberse producido por una herida o una infección debido a la suciedad de los filtros o bacterias en el ambiente.

El famoso cefalópodo acertó a lo largo del torneo no solo el desenlace de los encuentros que disputó la selección alemana de fútbol, sino también la final entre España y Holanda que ganó el conjunto español.

Conocido como el "oráculo animal", Paul era tentado con sendos cebos de carne de mejillón colocados en dos recipientes iguales de plexiglás y adornados con las banderas de los países que se enfrentaban y entre los que elegía al que consideraba que ganaría el encuentro.

Desde Oberbausen explicaron que Paul falleció por causas naturales debido a su avanzada edad, cuando había cumplido los tres años de edad media de vida de un pulpo, y como un asceta, ya que no llegó a tener vida sexual.

Pese a sus ocho tentáculos, sus docenas de ventosas y su cuerpo viscoso, Paul logró convertirse este verano en la estrella del Mundial de Fútbol y arrebatar protagonismo a los jugadores mas conocidos y admirados.

Hasta 600 cadenas de televisión de todo el mundo llegaron a retransmitir las imágenes de Paul mostrando sus dotes de adivinación e incluso la CNN se volcaba con un "breaking news"e interrumpía su programación para ofrecer en directo al pulpo escogiendo el pedazo de molusco que más le apetecía.

De 700 gramos de peso, dotado de nueve cerebros -como todos los de su especie, uno rector de la cabeza y el resto repartidos en sus ocho tentáculos- y tres corazones, Paul había nacido en aguas inglesas y había sido trasladado a Oberhausen poco después de su llegada al mundo para enriquecer las peceras de su acuario.

Paul llegó a superar en número de noticias en internet a todos los principales protagonistas de la selección española de fútbol con motivo del Mundial, según un estudio que analizó más de 2 millones de informaciones y seleccionado a más de 150.000 impactos del torneo sudafricano realizado por el grupo de comunicación Image Group.

Y con la fama llegó también un asombroso aumento de su cotización, ya que empresarios del concejo orensano de O Carballiño llegaron a ofrecer hasta 30.000 euros por el fichaje del cefalópodo, al que pretendían convertir en figura promocional del pulpo "a feira".

El "oráculo animal"se convirtió también en protagonista del filme "El asesino de Paul el pulpo", una producción de la China Film Group y Beijing Filmblog Media, que rodaron la película con un doble del famoso habitante marino.