Sáez Aguado garantiza el plazo de un mes para ser operado en casos graves

Valladolid- El Gobierno regional garantiza el plazo máximo de treinta días de espera para que un paciente, afectado por un proceso grave como un cáncer o un problema cardíaco no valvular, pueda ser operado en la Comunidad.

Así lo asegura el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, tras negar, asimismo, que la adaptación del sistema autonómico a la norma estatal, que eleva a 180 días el plazo máximo para el resto de procesos, frente a los 130 actuales, vaya a suponer que los tiempos de espera en Castilla y León vayan a aumentar. Es más, en el caso de que se superaran estos 180 días, Sáez Aguado garantiza que el paciente será operado en un centro privado, y que será la Junta la que sufrague los costes de la intervención. El consejero recuerda que una de las medidas puestas en marcha en Castilla y León para reducir el déficit y ganar en eficacia y eficiencia es el aumento de la jornada laboral de los profesionales hasta las 37,5 horas semanales. «Una medida -insiste- que actuará no solo para garantizar los tiempos de espera actual sino para incluso reducirlos».

Sáez Aguad defiende los ajustes puestos en marcha por la Junta para garantizar el sistema e insiste en que en Castilla y León ni se ha tocado el sueldo de los profesionales, ni ha habido despidos, ni se ha cerrado ningún centro hospitario como en otras regiones. Por ello pide a los sindicatos médicos que valoren estos hechos antes de criticar el aumento de la jornada laboral. Sáez Aguado defiende también el ajuste que se va a llevar a cabo en verano para ahorrar costes innecesarios de profesionales y material, debido a que la demanda baja durante este periodo. «Lo que no quiere decir -explica- que se vayan a cerrar hospitales o plantas como se está denunciando». Y en este sentido, recordó que el pasado año estaban vacías 1.600 camas hospitalarias.

El paciente, protagonista
Sáez Aguado se expresó así, ayer en Valladolid, al inaugurar las XI Jornadas de Gestión y Evaluación de los Costes Sanitarios que finaliza hoy, y donde se están poniendo soluciones para garantizar la sostenibilidad de la Sanidad. Entre ellas, que el paciente se convierta en el protagonista y se sitúe en el centro del sistema sanitario, o que se dé más autonomía pero también más responsabilidad a los profesionales. Medidas ambas compartidas por la gran mayoría de ponentes que participaron en la primera jornada, como el propio consejero de Sanidad de Castilla y León o la responsable de Murcia, María Ángeles Palacios. También por el ex director del Observatorio Nacional de Salud, Javier Carnicero, quien, además, ve necesario mejorar en la organización interna, como agilizar el papeleo, evitar consultas y revisiones innecesarias o evaular el material tecnológico para ver si es prioritario o no. E incluso apuesta por comprometer más al personal clínico en la búsqueda de soluciones «pero dejándoles que se organicen ellos».