Baloncesto

Entre la velocidad y la pausa

Madrid- El Real Madrid decidió el pasado verano que la etapa de Pablo Prigioni en el club se había acabado y que con la magia del «Chacho» Rodríguez y la energía de Llull bastaba para dirigir el juego del equipo este curso. Muchos opinaron que hacía falta el fichaje de un base puro para ocupar el hueco del argentino, pero Laso nunca dudó en su apuesta por los «Sergios» y el título de Copa le dio la razón. Ahora, el objetivo es repetir éxito en la Liga Endesa y el obstáculo en semifinales es el Caja Laboral precisamente de Prigioni, de ese «cerebro» del que los blancos prescindieron y que les pondrá a prueba a partir de hoy. La eliminatoria será algo así como una lucha entre el vértigo ofensivo con el que disfrutan los blancos, y el «baloncesto control» inevitable con Prigioni en la cancha. Nadie espera una solución antes del cuarto partido y Laso avisa de que los vascos juegan al ritmo de su base, pero sus armas son muchas más.

Las del Madrid también son múltiples, aunque para el primer partido no estará Nikola Mirotic, que sigue recuperándose de un esguince de tobillo. Se quedó fuera de los cuartos y hoy seguirá de baja, aunque es posible que pueda ayudar a medida que avance la serie.

En el otro lado del «cuadro», el Barça recibe en el Palau al Valencia Basket, con todo el favoritismo para presentarse en la final, a pesar de que Navarro siga lastrado por sus molestias físicas.