Navarra

Comienza el juicio por el atentado de la T-4

El parking de la T-4 de Barajas, tras la explosión del coche bomba
El parking de la T-4 de Barajas, tras la explosión del coche bomba larazon

MADRID- Igor Portu, Martín Sarasola y Mikel San Sebastián, los presuntos etarras acusados del atentado contra la T-4 de Barajas, el 30 de diciembre de 2006 y con el que la banda terrorista acababa con la última tregua, se enfrentarán a partir de hoy al Tribunal de la Audiencia Nacional que les juzgará. La Fiscalía solicita 300 años de prisión para cada uno de ellos por dos delitos de asesinatos terroristas, 41 tentativas (tantas como número de heridos) y otro de estragos. Además, solicita que indemnicen a los familiares de los ciudadanos ecuatorianos asesinados, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, con 500.000 euros en cada caso.En el escrito, firmado por el fiscal jefe, Javier Zaragoza, se relata cómo el ex jefe del «aparato militar » de ETA, Garikoitz Aspiazu «Txeroki», y el dirigente etarra Joseba Aranibar encargaron a los tres procesados, en septiembre de 2006, atentar con una furgoneta bomba en el aparcamiento de la T-4 del aeropuerto de Barajas. En octubre de ese mismo año, Portu, Sarasola y San Sebastián se desplazaron a Madrid para preparar la acción terrorista y, posteriormente, Aspiazu y Aranibar les dieron instrucciones para que «desfiguraran» sus rasgos físicos para evitar ser identificados. Finalmente, el 29 de diciembre viajaron a la capital de España. Sarasola, quien «se colocó una peluca, una gorra y una mascarilla», condujo la furgoneta cargada de explosivos al aparcamiento de la T-4. Luego se reunió con Portu y juntos huyeron en el vehículo de San Sebastián en dirección a Lesaca (Navarra).