SGAE: la sombra del delito político se suma al escándalo

El director Achero Mañas insinúa un desvío de fondos hacia un partido / Los partidarios de Bautista difunden el rumor 

Víctor Manuel es uno de los cinco miembros de la Comisión e hizo campaña por el PSOE
Víctor Manuel es uno de los cinco miembros de la Comisión e hizo campaña por el PSOE

Siempre con el «presuntamente» por delante, si algo parecía claro hasta ayer en el escándalo de la SGAE –detención de altos cargos tras una investigación de dos años, comparecencias en la Audiencia Nacional, acusaciones de apropiación indebida y otras cargos graves, renuncia de Teddy Bautista, etc...– es que unos pocos se lo había llevado crudo durante años a costa de los socios de la entidad, los autores. Pero quizá las cosas no sean tan claras como parecen, ni siquiera «presuntamente». Ayer, un conocido actor y cineasta, Achero Mañas (el director de «El Bola») apuntó en una carta abierta la posibilidad de que parte de los fondos desviados hayan servido durante años para financiar ilegalmente «a una conocida formación política». Hay que matizar, sin embargo, que desde el bando más crítico a la labor de Bautista y de la Junta Directiva de la SGAE, se ve esta posibilidad más como una cortina de humo de los partidarios de Bautista que como una posibilidad real. «En los últimos días, los partidarios de Teddy Bautista han lanzado el rumor quejumbroso de que el dinero de la SGAE no ha ido al bolsillo del dimitido, sino que se ha desviado desde hace años a una conocida formación política, experta, como todas, en las mañas de corrupción».

Mañas no aclara quiénes difunden este rumor. Pero la chispa fue suficiente para que la carta fuera ayer ampliamente comentada en redes como Twitter, donde decenas de «tuits» rebotaban esta «bomba política». «¿Y quién se sorprende?», se preguntaban algunos «tuiteros». Otros, muchos, daban por sentado –aunque Mañas no lo menciona en su artículo– que el partido en cuestión es el PSOE.

Destacadas voces críticas como Fermín Cabal, dramaturgo firmante del manifiesto de apoyo a la candidatura alternativa en las pasadas elecciones de la SGAE, De Otra Manera (DOM), prefieren centrar el debate en los cambios necesarios en la entidad, y creen que «si alguien tiene pruebas de algo así, debe demostrarlo». Igualmente, el también dramaturgo Antonio Oneti, miembro de la citada lista electoral de oposición a la ganadora, insistía en la necesidad de convocar una Asamblea General Extraordinaria y convocar nuevas elecciones a la Junta Directiva. «No se entiende por qué no lo hacen: si la situación en la que nos encontramos no justifica la convocatoria, ya me dirán cuál la justifica», explicaba el autor. Sin embargo, prefería no abordar el tema de la financiación ilegal política, al no ser algo apuntado por él ni su candidatura, que es la que encabeza el compositor José Miguel Fernández Sastrón. «Se están empezando a hacer una serie de cábalas que en mi opinión son suposiciones que quien las dice tiene motivos para hacerlas. Las respeto, pero no las comparto», asegura Oneti.
No quieren a Satrústegui

Sí han dejado ver, en cualquier caso, su malestar con el nombramiento como presidente de la Comisión Rectora que guiará temporalmente el rumbo de la entidad del gestor Miguel Satrústegui, alto cargo del Ministerio de Cultura durante los Gobiernos socialistas de Felipe González. Oneti apunta a la necesidad «de una Junta Rectora paritaria con representantes de las dos candidaturas», y no a la Comisión rectora nombrada para enderazar el rumbo de la entidad, que está formada por cinco miembros de sucesivas Juntas Directivas de la entidad, todas a las órdenes de Bautista (Víctor Manuel, Tomás Marco, Ernesto Caballero, Álvaro de Torres e Imanol Uribe). Cabal es crítico también con la «desastrosa» trayectoria de Satrústegui.