El espacio se despide del Endeavour

Con tres semanas de retraso, la nave parte en busca de los restos del Big Bang

054nac17fot11
054nac17fot11

Horas antes de lanzarse a su última misión, al Endevour le saltó el fusible de uno de sus sistemas críticos: la caja eléctrica del transbordador. Fue el 29 de abril y desde entonces el anuncio de su despegue se ha pospuesto en numerosas ocasiones. «Es una pieza clave para asegurar el lanzamiento», explicó ayer, minutos antes de la cuenta atrás, Manuel Aguilar, el científico español que se ha quedado al frente de la representación española. Los ingenieros de Cabo Cañaveral ultimaban las últimas pruebas de seguridad la noche de domingo y desde el último «okay» decidieron colocarse un lazo rojo en sus monos blancos de trabajo en el que se leía «Go Endeavour!». Y, por fin, con la puntualidad usual de la NASA, la nave despegó a las 8:56 horas de la mañana de ayer (14:56 hora española). Aguilar no acertó: «En ocasiones, el lanzamiento se puede anular dos o tres minutos antes del despegue».

Los rusos no pudieron terminar con las ilusiones espaciales de los norteamericanos, pero la crisis sí. 2011 se ha convertido en el año de las despedidas de los iconos de la NASA. Primero se jubiló el mítico Discovery, le siguió el Columbia y ayer le ha tocado el turno al Endeavour. En este último sinsabor juega un papel importante España. «Nuestra contribución es muy relevante, aunque el futuro de la agencia sea incierto, ya que su calendario no es convincente. Necesita definir su política a largo plazo», aseguró Manuel Aguilar. Él ha coordinado al grupo de científicos españoles e internacionales que ha creado el AMS-02: el espectrómetro magnético alfa. Con él se pretenden localizar restos de la antimateria originaria del universo: «Si encontramos núcleos antiatómicos, se podrían aclarar muchas dudas sobre el inicio de la vida», afirma a LA RAZÓN Mark Sistilli, jefe del proyecto en la base Kennedy de Florida.

La última expedición del Endevour durará diez días y su destino es la Estación Espacial Internacional (ISS). Allí se instalará el miércoles el espectómetro en el que el Gobierno español ha invertido 11,4 millones. Al día siguiente, dos brazos robóticos la acoplarán a la base. No obstante, su puesta en marcha es anterior: «Dos horas después de salir, mientras aún se encuentra en la bodega del Endeavour, comienza a funcionar», explica el ingeniero español.

Seis astronautas, con importante formación técnica y de ingeniería, viajarán hasta la Estación Internacional para poner en marcha el AMS-02. Llevan preparándose desde 2009 y el retraso los ha mantenido en cuarentena. Sólo pudieron hablar con sus familias, aunque, como dice Aguilar, «ayer los vi y transmiten mucha calma».

Javier Ventura-Traveset, portavoz español de la Agencia Espacial Europea (ESA), tuvo palabras de recuerdo para el italiano Roberto Vittori, último europeo que volará en el transbordador. Así, señaló que «Vittori se va a convertir en el primer astronauta europeo que estará tres veces en la ISS por primera vez en la historia. Por otro lado, dos italianos de la ESA, Vittori y Paolo Nespoli, van a estar en la estación juntos».

Ventura-Traveset destacó también el papel de los transbordadores. «La historia espacial merece un capítulo aparte dedicado a ellos. En tres décadas han realizado 133 misiones y han sido fundamentales en la construcción de la ISS». Además recordó que «de los más de 500 astronautas que han estado en el espacio en toda la historia, cerca de tres cuartas partes lo han hecho gracias al transbordador».

La participación de diversos países congregó en Cabo Cañaveral a numerosas personalidades, además del presidente Obama y su familia, la congresista que fue tiroteada en Tucson, Gabrielle Giffords –su esposo es el comandante de la misión, Mike Kelly– y los ministros de Ciencia de varios países europeos.


Nuevos proyectos españoles
También se encontraba allí la ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia. El día en el que se abortó la misión, acudió a Florida. Si bien supuso una «decepción personal» no haber presenciado el despegue, lo cierto es que el Ministerio ha conseguido estrechar la colaboración con la NASA. «Hemos querido situarnos en esa primera línea de investigación que se abre en la NASA», afirmó a LA RAZÓN la ministra. Así, la cooperación entre España, el Centro Kennedy y la Universidad de Florida fructificará en el lanzamiento de microsatélites y nanosatélites que podrían ser enviados en 2013. ¿Su misión? Tendrán dos funciones: una medioambiental –evolución de cosechas, predicciones medioambientales, etc– y de control de fronteras –una labor de seguridad–. La ministra destacó el bajo coste de estas operaciones: el lanzamiento de estos satélites de bajo peso –los «nano» pesan unos 3 kilos y los «micro», 100– «costaría entre 20.000 y 30.000 dólares».


«Es la última misión científica de un transbordador»
- La ministra de Ciencia, Cristina Garmendia, destacó el especial significado del vuelo de ayer, pues el del transbordador «Atlantis», previsto en principio para junio, «será una misión logística».
11,4 millones aporta España
- Es la cantidad aportada en el espectrómetro, concretamente en el detector RICH, lo que supone un 4 por ciento del coste total del aparato, unos 285 millones de euros.
16 países han participado
- En su construcción han participado 600 científicos, ingenieros y técnicos de 56 universidades y centros de investigación de 16 países.


Dos décadas de exploración galáctica
Mayo de 1991
PRIMEROS PASOS
Al Endeavour le tocó una difícil tarea: sustituir al Challenger, que se desintegró en 1986. En su construcción se usaron recambios del Discovery y el Atlantis.
Diciembre de 1993
LA PRUEBA DE FUEGO
Su primera gran incursión consistió en una misión de servicio del Telescopio Espacial Hubble.
Enero de 1998
VISITA A LA MIR
La problemática estación espacial MIR –sufrió un incendio un año antes– recibió su visita. Se produjo un intercambio de astronautas.
Diciembre de 1998
ENCUENTRO EN LA ISS
Los astronautas Roberto D. Cabana y Frederick W. Sturckow saludan a la cámara poco antes de embarcarse rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde entregaron el módulo Unity.
Julio de 2008
INNOVACIONES
Poco a poco, nuevos sistemas sensores se fueron añadiendo al transbordador con vistas a futuras misiones.
Abril de 2009
CUENTA ATRÁS
Progresivamente se fue marcando una edad de «jubilación» para los transbordadores, el Endeavour entre ellos.