No hubo realismo más sucio

Dan Fante evoca a John, su legendario padre, en «Chump Change», gran obra catártica

No hubo realismo más sucio
No hubo realismo más sucio

De tal narrador alcoholizado y autodestructivo, tal astilla hecha de erráticos pasos, destino de bebedor compulsivo y literato cáustico. Dan Fante (1944) huyó de Los Ángeles a los veinte años para irse lo más lejos que pudo dentro del país, a Nueva York, poniendo distancia entre su padre, el novelista y guionista John Fante, y el hogar en Malibú dominado por ese hombre que, según su hijo, se vendió a los estudios de cine y vivió amargado y amargando a los demás.

«Chump Change» (algo de poco valor u hombre en paro) es la catarsis de Dan Fante, su modo de cerrar heridas pasadas, retomar su vocación literaria, reconciliarse con la memoria –la suya existencial y la de su padre artística– y crear un punto de inflexión en su andadura. Su regreso de Nueva York a Los Ángeles para presenciar los últimos días de un John Fante ciego, al que han amputado una pierna y se está muriendo «por una insuficiencia renal y diabetes», será para el protagonista un vía crucis demente, pleno de delirio alcohólico y encuentros delirantes con lo más barriobajero de la ciudad, pero paradójicamente tal peripecia le salvará de tocar fondo del todo.

Esta primera novela, divertidísima y dura, conmovedora y despiadada, que nadie en EE UU quería publicar hasta 1998, es el contrapunto a las narraciones memorables de John Fante, de su magistral «Pregúntale al polvo» –que tanto fascinó a Bukowski, hasta el punto de visitar al autor en el hospital– o «Espera a la primavera, Bandini», obras de impronta autobiográfica y una densidad argumental propia de alguien acostumbrado a escribir frases que han de ser relevantes para la gran pantalla. Dan Fante hereda ese talento y, tal como había hecho su padre con su alter ego Arturo Bandini, él también utiliza un alma gemela llamada Bruno Dante, mostrando un maravilloso don para atrapar al lector con elementos poéticos y sórdidos. «Era vital y honesto. Su sinceridad te estallaba en la cara», dice Bruno a un dependiente de una librería al referirse a su padre, «un gran escritor desconocido [que] había sido silenciado fatalmente», y lo mismo se puede decir de Dan Fante: su prosa capta lo peor de los instintos humanos en escenas desternillantes, retratando Los Ángeles con perspicacia a golpes de botellas de vino y whisky. Por desgracia, Dan Fante es carne de etiqueta: realismo sucio, «outsider», semejante a Bukowski... De acuerdo, pero con clase. Tanto, que el hombre que lo desatendió, el grandioso John Fante, estaría orgulloso de un relato tan perfecto como «Chump Change».


Sobre el autor
Novelista, poeta, dramaturgo... e hijo de John Fante. «Chump Change» es su primera obra
Ideal para...
los amantes de Fante padre y para los que les atrae la vida americana más ramplona
Un defecto
Las primeras páginas pueden tener un contenido muy zafio para ciertos lectores.
Una virtud
Equilibra con maestría humor negro, análisis de una familia rota y aventuras urbanas
Puntuación: 9


«Chump Change»
Dan Fante
sajalín editores
236 páginas. 17,50 euros.