La UMU defiende la conexión de cuencas contra la sequía

MURCIA- Un libro en el que han participado varios profesores de la Universidad de Murcia (UMU) defiende entre sus conclusiones la necesidad de reivindicar la interconexión entre cuencas y la gestión del agua por parte del Estado para resolver el déficit hídrico.

El estudio considera también conveniente «continuar con la política de recuperación para el riego de aguas residuales, una vez tratadas y regeneradas», y propone establecer un dominio informático donde figuren todas las comunidades de regantes asociados «y realizar una cartografía homogénea y actualizada». Asimismo, la investigación señala que «se deben consolidar y fomentar los trasvases del Tajo-Segura, Negratín-Almanzora y Júcar-Vinalopó, proyectos de interconexión de cuencas más inmediatas para poder transferir de otras partes del Tajo o de otros cursos fluviales».

Para los autores del libro, el trasvase Tajo-Segura «tiene no sólo una dimensión regional, sino nacional, las infraestructuras son válidas y útiles tanto para las cuencas que reciben el agua como para las cedentes».

El volumen se ocupa de la modernización de los regadíos y de la sostenibilidad social y económica, además de analizar la singularidad de los regadíos del aprovechamiento conjunto Tajo-Segura. Sus coordinadores son los profesores José María Gómez Espín y Elena Montaner, junto con el titulado superior José Antonio López, según fuentes de la institución docente.

La obra ha sido publicada por la Universidad, la Fundación Séneca y el Sindicato Central de Regantes del acueducto Tajo-Segura, uno de sus principales valedores.