Matas declara que la contratación de Calatrava fue decisión suya y «a dedo»

La elección del arquitecto valenciano Santiago Calatrava para la realización del anteproyecto del Palacio de la Ópera de Palma, meses antes de los comicios de 2007 donde Jaume Matas concurría de nuevo como candidato a la presidencia del Ejecutivo balear, ha llevado al ex presidente popular a declarar ayer como imputado en el «caso Palma Arena».

Matas defiende la «decisión política» de «adquirir un Calatrava»
Matas defiende la «decisión política» de «adquirir un Calatrava»

El principal encausado en el proceso asumió ante el juez su responsabilidad sobre la elección de Calatrava y justificó la selección y contratación sin ningún concurso previo por ser una persona «muy cualificada técnica y artísticamente». Por ello, el Ministerio Público y la acusación particular consideran que Matas habría incurrido en los delitos de malversación de caudales públicos, fraude y prevaricación. Jamás se llegó a construir, pero el anteproyecto del Palacio de la Ópera costó a las arcas públicas de la Comunidad Autónoma un total de 1,2 millones de euros. Esta contratación del Ejecutivo autonómico a Santiago Calatrava fue encargada de forma directa y sin concurso al arquitecto valenciano, pese a lo elevado de la cantidad que se le abonó y pese a que se trataba de una obra de construcción en un espacio público, y por tanto, ha de realizarse previo concurso público.