Rajoy y Zapatero muestran su sintonía ante la reforma del tratado europeo

El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP y próximo jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, han aprovechado hoy la conmemoración del Día de la Constitución para escenificar su unidad ante la crisis y los desafíos económicos de España en el marco de la Unión Europea.> El Día de la Constitución, en imágenes

En la primera ocasión en que se celebra este día con las Cortes disueltas, se han sucedido los mensajes para trabajar de forma conjunta ante el difícil horizonte del país, y en ese sentido ha ido el discurso del presidente del Congreso, José Bono.

Bono ha instado a Gobierno y oposición a "caminar juntos"y a buscar acuerdos por el interés general y por los que más sufren las consecuencias de la crisis.

"Quien no arrime el hombro no estará a la altura", ha sentenciado el presidente del Congreso, quien ha valorado que por vez primera en 33 años se haya celebrado el aniversario de la Constitución sin la amenaza de ETA.

Bono ha elogiado a Zapatero por haber dado "lo mejor"de sí mismo en tiempos difíciles y ha deseado a Rajoy acierto en sus decisiones y que su "navegación"sea "fecunda y constructiva por el bien de todos"y cuente con el apoyo de los adversarios políticos.

La unidad, al menos en las declaraciones, ha venido de la mano de Zapatero y Rajoy, que han destacado el buen desarrollo del traspaso de poderes y sus conversaciones prácticamente diarias.

Además, han expresado su sintonía ante la propuesta conjunta planteada ayer por la canciller alemana, Angela Merkel, y por el presidente francés, Nicolás Sarkozy, sobre el futuro de la UE.

El presidente del Gobierno en funciones ha considerado que ayer se dio un "paso importante"para solucionar la crisis del euro y ha confiado en que sirva para tranquilizar a los mercados.

Ha garantizado que la posición que defenderá el próximo viernes en la cumbre de la UE está "plenamente consensuada"con Rajoy "en defensa de los intereses de España"y se trata de una "visión compartida".

Por su parte, Rajoy, escoltado en su declaración a los medios por Soraya Sáenz de Santamaría y José Luis Ayllón, ha destacado que estos días ha hablado en varias ocasiones y "de forma satisfactoria"con el presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez
Zapatero, para llevar una posición común a la Cumbre de la UE del próximo viernes.

En dicho cónclave España dejará claro que es "un país viable"y que sus dudas sobre la deuda soberana, por tanto, han de acabar cuanto antes.

Primero, según ha indicado Rajoy en su primera comparecencia ante periodistas desde el 20N, España ya ha introducido en la Constitución ese compromiso con la reducción del déficit, que es por lo que ayer abogaron Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, pero además la primera medida del nuevo Gobierno del líder del PP consistirá en desarrollar una ley conforme a la reforma constitucional hecha a finales de agosto.

Se tratará con esa ley de asegurar la estabilidad presupuestaria, de "no gastar lo que no se tiene y de no gastar por encima de las posibilidades", ha dicho.

Zapatero lo refrendará el viernes en la Cumbre, según las declaraciones de Rajoy, para quien, de momento, no es necesaria una entrevista más con el jefe del Ejecutivo en funciones, pues hablan a menudo y seguirán hablando, sobre todo, porque el traspaso de poderes se acerca a su fin tras una primera ronda de encuentros.

El próximo presidente del Gobierno ha destacado que España transmitirá en Bruselas -y antes, este jueves, en Marsella, cuando Rajoy se reúna con Merkel y Sarkozy- que acometerá las reformas necesarias, no sólo porque lo pida la UE, "que también", sino porque es "bueno para el desarrollo económico y para la creación de empleo".

Rajoy ha prometido luchar con "tenacidad"con esa cifra de más de cuatro millones de parados, aparte de por conseguir los objetivos de déficit del Gobierno en funciones, que él asume.

España pedirá además a sus socios europeos que "se hagan todos los esfuerzos posibles para rescatar la credibilidad en la deuda de todos los países de la Unión", de forma que "no haya dudas"y se revitalice la circulación del crédito bancario.

En suma, el líder del PP ha recalcado que su Gobierno apoyará los nuevos Tratados al tiempo que se esforzará en mejorar la competitividad de la economía, ha sentenciado Rajoy.

Por su parte, el actual presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, ha asegurado que la posición que defenderá en la cumbre europea que se celebrará el viernes en Bruselas está "plenamente consensuada"con el PP y con el próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "en defensa de los intereses de España".

Tras elogiar el proceso de traspaso de poderes, que ha funcionado "muy bien", ha garantizado que en Bruselas expondrá una "visión compartida"sobre el futuro de la zona euro.

A su juicio, ayer Merkel y Sarkozy dieron un "paso importante"que tiene que ser ahora desarrollado, evaluado y debatido en el seno del Consejo Europeo. "Espero que sirva para que los mercados reaccionen positivamente y entremos en un periodo de mayor tranquilidad, que es decisiva para la recuperación económica", ha manifestado

Día de la Constitución
Estas declaraciones han tenido lugar en el marco de los actos de celebración del Día de la Constitución en el Congreso. Uno de los primeros en llegar ha sido el líder de IU, Cayo Lara, quien ha anunciado a los medios de comunicación que aguardan en la carpa dispuesta en el patio del Congreso que sus diputados no participarán en el acto por su disconformidad con la última reforma constitucional que se aprobó el pasado mes de agosto.

Poco después ha llegado al recinto la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien ha permanecido un buen rato charlando animadamente con otros invitados a la espera de que, los presidentes del Congreso, José Bono, y del Senado, Javier Rojo, reciban a los asistentes en el interior del Palacio de las Cortes.

En el exterior, cientos de personas se agolpan tras unas vallas situadas en la Carrera de San Jerónimo, frente a la entrada del Congreso, donde esperan a los asistentes al acto, entre ellos el presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, y el que será su sucesor, el líder del PP, Mariano Rajoy.

La Policía mantiene acordonada la zona con un fuerte dispositivo de seguridad y el tráfico por la Carrera de San Jerónimo ha quedado restringido a los vehículos oficiales.