El «asesino canibal» de Alemania condenado a cadena perpetua

Un alemán de 26 años de edad, apodado el "asesino caníbal", después de que confesara haber comido la carne y haber bebido la sangre de una de sus víctimas adolescente ha sido declarado culpable de asesinato y sentenciado a cadena perpetua

Jan O., cuyo nombre no ha sido revelado de acuerdo con las leyes de privacidad alemanes, ha sido condenado en la corte estatal de Goettingen por dos cargos de asesinato: el de una joven de 14 años de edad y el de un niño de 13.

Durante el juicio, el acusado confesó haber mordido y comido carne del cuello de la muchacha y haber bebido su sangre sangre lamiéndola de una herida.

También reconoció que mató al niño, de 13 años, cinco días después.

La agencia de noticias alemana DAPD ha informado de que el juez que ha presidido el tribunal ha explicado que el joven mostró una «dimensión casi inimaginable de la criminalidad».