Europa

El Govern pide instalar peajes en toda España para rebajar los catalanes

El PP reta a la Generalitat a aplicar las mismas medidas en sus carreteras

Barcelona- Después de un fin de semana con los peajes en el ojo del huracán, el toma y daca político siguió dando ayer de qué hablar. El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, propuso compensar «el agravio que sufre Cataluña» introduciendo peajes blandos y generalizados en el resto de España. A lo que el portavoz adjunto del PP, Santi Rodríguez, respondió pidiendo a la Generalitat que haga lo propio en las carreteras que son de su titularidad.

El conseller explicó que las autopistas «las tienen que pagar los usuarios a través de un peaje blando, muy blando, muy barato, pero distribuido en todo el territorio»; es decir, a todas las vías rápidas de España. Así pues, señaló Recoder, se aplicaría una tendencia impulsada desde la UE que consiste en «aplicar un pequeño peaje a todas las vías de alta capacidad para pagar el mantenimiento». En su lugar, el Ministerio de Fomento optó por «la solución más fácil», que es subir el precio de los peajes ya existentes porque «ya están acostumbrados a pagar», en referencia a la subida del 7,5 por ciento del precio de los peajes que entró en vigor el domingo.
«Es un agravio más que tenemos que añadir a los muchos agravios que Fomento está cometiendo con Cataluña y con los catalanes», afirmó. Y es que, según recordó, la subida afecta al 85 por ciento de las autopistas catalanas.

Rodríguez, por su parte, exigió al conseller que «predique con el ejemplo» y aplique «peajes blandos» en las autopistas catalanas que dependen de la Generalitat. A su juicio, el conseller «roza la irresponsabilidad» por «alimentar» las protestas antipeajes con sus declaraciones, teniendo en cuenta que la Generalitat «tiene el control sobre una parte importante de los peajes que se pagan en Cataluña». «Lo que nos preocupa no son las protestas, sino las declaraciones que alimentan protestas y que se levante más voz de la que se había oído hasta ahora», afirmó. El portavoz popular recordó que las autopistas de la Generalitat son un 176 por ciento más caras que el resto, llegando algunas a ser de las más caras de Europa. Rodríguez reconoció que incrementar los peajes en la AP-7 y la AP-2 no le gusta y «no es satisfactorio para nadie», aunque «comprende» las motivaciones económicas del Gobierno.

Mientras, el PSC anunció que presentará una propuesta para que las concesionarias de autopistas con el objetivo de que éstas asuman la subida del IVA.