Gris arranque de la feria de Gijón y el El Cid se reencuentra en El Escorial

El Cid paseó dos trofeos del segundo toro de su lote
El Cid paseó dos trofeos del segundo toro de su lote

Su paseo a la muerte del quinto fue lo más destacado de una tarde en la que segundo y tercero brillaron, mientras las dos últimas reses, aunque mansas en varas, también desarrollaron cierta clase en la franela de los espadas.

Ferrera mostró su poderío habitual con los palitroques, antes de gestar una faena en la que consintió al animal hasta embeberlo en la muleta con dosis de empaque. Especialmente por el pitón derecho. Por su parte, Manolo Sánchez realizó una labor entonada frente alq ue abrió plaza. Siempre concedió ventajas al astado, que cabeceaba y se paraba, sin permitir continuidad y logazón en las series. Mientras Juan Bautista vio su actuación doblemente silenciada.

Segunda de la feria de la Begoña, toros de Alcurrucén, manejables, destacaron 2º y 3º. Manolo Sánchez, ovación y silencio; Antonio Ferrera, silencio y vuelta tras petición y Juan Bautista, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos. Media entrada.


En San Lorenzo de El Escorial
, reses de Juan Pedro Domecq y Parladé (2º y 3º), descastados y sosos, salvo 2º y 5º, nobles. Julio Aparicio, silencio y oreja; El Cid, oreja y dos orejas; Alejandro Talavante, silencio en ambos.

En Huesca,
primera de feria, se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, de juego desigual. Enrique Ponce, oreja y silencio; El Tato, ovación y vuelta y Miguel Ángel Perera, oreja y dos orejas.