La firmeza de Sergio Flores triunfa en La Maestranza

La Maestranza (Sevilla). Novillos de Guardiola, de poco juego. Martín Núñez, silencio en su lote; Miguel Giménez, silencio y silencio tras aviso; y Sergio Flores, oreja y saludos con aviso. Media entrada.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El mexicano Sergio Flores llegó muy dispuesto a La Maestranza en su presentación. Manejó con soltura el percal y construyó una faena interesante en la que dominó la decisión y las buenas series sobre ambas manos, mejor con la diestra. El utrero salía distraído y le costó embestir, pero a base de insistir y dejar la muleta alcanzó el beneplácito de los tendidos. Cortó una oreja después de una certera estocada. Con el susto en el cuerpo salió de la enfermería, tras ser cogido aparatosamente en un ajustado quite por chicuelinas al quinto, y sin asustarse ante su oponente dio buenas verónicas y una faena de indudable mérito, plena en quietud y valor, que malogró con la espada.

Martín Núñez dejó una faena de pocos contenidos artísticos ante su primero. El novillo tuvo un fondo de nobleza, pero le costó desplazarse, se defendía y cabeceó. Las series se sucedieron, más por la derecha, correctas pero sin emoción. Tampoco tuvo mayor transcendencia su labor ante el cuarto, un astado con dosis de nobleza, pero que se paró en la muleta. El sevillano, que tiene buen corte, apenas se complicó ante el oponente. Miguel Giménez tuvo pocas opciones con el segundo de la tarde, un animal que echó las manos por delante y se revolvía pronto en el capote .y no se empleó ante la muleta. El valenciano tuvo que resignarse a probaturas sin ningún resultado de interés. El quinto tuvo complicaciones en su juego y dejó inédito al novillero, que optó por abreviar.