«El tren venía sin luces»

Varios testigos de la tragedia de Castelldefels han conindido al asegurar que el tren Alaris, que atropelló anoche a varias personas, circulaba sin luces y que sólo las encendió cuando el accidente ya era inevitable. investigación oficial, por contra apunta a una imprudencia como causa de la tragedia.

.
.

«Por pocos segundos me he salvado. He visto cómo saltaban trozos de personas. He perdido dos personas muy importantes de mi vida por culpa de un tren», con estas palabras Quini, un superviviente de la tragedia de Castelldefels, ha resumido el accidente en el que han muerto doce personas.Este testigo, que se dirigía a la playa la localidad barcelonesa para celebrar la noche de San Juan, ha explicado que cuando llegaron a la estación bajaron del tren de cercanías y esperaron a que saliera. Al comprobar que el paso elevado estaba cerrado y que había tanta gente que no se vía el subterráneo, decidieron cruzar las vías. En ese momento llegó el Alaris que, según este testigo, circulaba sin luces y sólo procedió a encenderlas y a pitar cuanto el accidente ya era inevitable. Muchas personas consiguieron subir al anden, pero un grupo bastante grande fue arrollado por el tren dejando como balance doce muertes y 15 heridos.En este mismo sentido, Richar Oliva, de origen ecuatoriano y que ha perdido a una cuñada de 19 años y tiene a su hija ingresada en el hospital de Belvitge tras ser operada de una pierna. He dicho, emocionado, que había que investigar la tragedia porque, según su hija el tren Alaris entró en la estación con las luces apagadas y sin pitar.Marcelo Carmona, un boliviano testigo del trágico accidente ferroviario de anoche, ha asegurado que el paso subterráneo de la estación de Castelldefels estaba "abarrotado"y que, pocos segundos antes del siniestro, hubo una "oleada de gente que se lanzó a las vías"para ir a la playa.Ha sido su primera verbena de Sant Joan en Cataluña y jamás la olvidará: "Se escuchó el claxon del tren varias veces y en tres segundos... se llenó todo de cadáveres, hubo muchos gritos y mucha angustia".Según relata Carmona, en declaraciones a Efe, "el tren en el que íbamos estaba muy lleno de gente, centenares de personas, sobre todo jóvenes y adolescentes"."Yo iba con mi familia y me quedé más atrás cuando abrieron las puertas. Los jóvenes salieron hacia el paso subterráneo, pero es muy estrecho y se llenó enseguida. Entonces se produjo una oleada de gente que entró en las vías. El convoy llegó a toda velocidad, sonó el claxon varias veces y a los tres segundos todo se llenó de cadáveres", explica Carmona.Según este testigo, la única manera de cruzar la estación en dirección a la playa era un "estrecho paso subterráneo", porque la pasarela de la estación -un paso elevado- está cerrada. "Y yo no vi que el paso subterráneo estuviese señalizado", ha apuntado.En total han sido 12 personas, en su mayoría jóvenes, que murieron anoche tras ser arrolladas a las 23.30 horas por un tren Euromed Alaris en la estación de Castelldefels (Barcelona), cuando descendían de otro para participar en la verbena de la Noche de San Juan que tenía lugar en la playa.Fuentes de Protección Civil en Cataluña confirmaron que además hay 14 heridos -tres de ellos de gravedad- de los cuales 4 ya han sido dados de alta.