Sergio Scariolo: «Nos diferencia el compromiso no la calidad»

Sergio Scariolo afronta en Turquía su segunda gran cita como seleccionador español. En la primera, el Eurobasket de Polonia, ganó el oro. En el Mundial defiende el mismo metal, el que conquistó el grupo de Pepu Hernández en Japón.

–¿Dónde estaba en 2006?
–En Marbella, en casa, con la familia. El oro de Japón fue una gran alegría porque había mucha gente cercana en aquella Selección. Gente como Carlos Jiménez, Berni, Cabezas, Manolo Rubia... Fue una gran alegría por todos los amigos que tenía allí.

–¿Es muy distinta la vida fuera de la cancha sin Pau?
–Pau era un gran pantallón que nos ayudaba a todos a taparnos un poco o... un mucho. En los ba- ños de multitudes acaparaba mucho protagonismo y él lo llevaba muy bien porque sabe dominar la situación, es muy profesional. Ahora estoy convencido de que Ricky irá asumiendo ese rol mediático.

–¿Tiene la sensación de que los rivales miran a España de una manera especial?
–Nos miran con cierto respeto, pero eso nos lo hemos ganado en la cancha. En realidad es algo con- traproducente porque los rivales se encuentran ante nosotros con una situación ideal: están motivados y llegan sin presión porque se miden a los campeones del mundo. Hay una sensación doble de respeto y motivación.

–¿Le ha sorprendido especialmente la evolución de algún jugador?
–He notado una progresión constante en todos. Quizá el caso de San Emeterio sea el más llamativo porque ha supuesto su consolidación al más alto nivel. Ha madura- do en el primer año que ha tenido un rol importante en un equipo puntero. Quizá la suya ha sido la progresión más vertical. Los demás han mejorado, pero Fernando ha crecido mucho en su estatus en relación al del año pasado.

–¿Y en qué ha evolucionado el seleccionador?
–Como persona o como profesional creo que no he cambiado. Conozco mejor a los jugadores, por donde pueden ir sus reacciones, los matices que tiene cada uno... Me siento cómodo y respetado y eso es fundamental. El respeto mutuo es una prioridad para que todo marche bien.

–¿Es más sencillo entrenar a un grupo con tanto talento?
–Es un placer entrenar a estos jugadores. Este año han tenido un mejor nivel de partida porque la gente ha retomado conceptos que ya utilizamos el año pasado. Además, en los clubes los jugadores se han encontrado con conceptos parecidos a los de la Selección. Creo que han jugado en posiciones y de forma más pa- recida a cómo yo creo que pueden funcionar. Su velocidad de captación es muy rápida, aunque los técnicos siempre nos quejemos de que nos falta tiempo.

–¿Siente que hay jugadores con un grado especial de motivación y que entre ellos estaba Calderón?
–Veo que hay unas ganas comunes enormes en todo el grupo. Eso provoca que a veces haya que fre- nar a alguno porque quieren forzar demasiado la máquina. Lo de Calderón fue una pena, pero... Raúl ya está aquí y esperemos que nos ayude.

–¿Hace menos favoritos a los estadounidenses el que no tengan a ninguno de los doce campeones olímpicos?
–Estados Unidos es el favorito y eso no nos hace sentirnos molestos ni ofendidos. Todos tenemos muy claro cuál es el nivel del rival. ¿Cómo no va a ser favorito un equipo en que el salario medio es de ocho millones de dólares y todos ellos tienen muchos minutos en la mejor Liga del mundo? Acepto los pronósticos, lo que digan las casas de apuestas, las quinielas... pero no lo hago pasivamente. Nosotros estamos en la primera franja de competidores para dar la sorpresa. Ahí se encuentran también Argentina, Brasil, Grecia y Yugoslavia. Por talento individual hay seis equipos con capa- cidad para ganar el oro.

–¿En qué es mejor España que Estados Unidos?
–Somos un equipo rico tácticamente, con valores muy sólidos y que estamos capacitados para reaccionar bajo presión. Al margen de la calidad de los jugadores, porque nuestros hombres la tienen, esa calidad no es superior a la que tienen equipos como Croacia, Serbia o Brasil. Lo que nos diferencia del resto no es la calidad, es el nivel de compromiso, la cohesión con la que compite este grupo. Y eso se refleja a nivel de la imagen del equipo, de la Federación, de que fuera de España todo el mundo nos tenga en cuenta...


–En el Eurobasket, el claro favorito era España, ahora no sucede lo mismo...
–La línea de medallas y de éxitos internacionales de este equipo es difícilmente repetible. Y eso es mérito de la generación de oro. Ellos han generado un efecto contagio sobre el resto debido a su enorme mentalidad competitiva. Esto provoca que ésta sea una selección con futuro y que no haya preocupación con los recambios.


Lo dice Scariolo
- San Emeterio. La confianza y la motivación son la mejor prueba de su fortaleza.
- Rudy. Nos demostrará con su clase que un gran atacante puede ser un gran defensor.
- Ricky. Maravillará a todo el mundo con su intuición y creatividad.
- Navarro. Compromiso y competitividad insuperables.
- Raúl. Está porque conoce muy bien los sistemas y a los compañeros.
- Reyes. Siempre da clases de valentía e intensidad.
- Claver. Aspira a sentirse importante en un grupo ganador.
- Vázquez. Nos alegró su decisión de volver y nos alegrará con sus vuelos por encima del aro.
- Llull. Es un ejemplo de transmisión de energía positiva.
- Marc. El referente por dentro. Ya ha sabido asumir su nuevo rol con fuerza y personalidad.
- Mumbrú. Un ejemplo de carácter y talante dentro y fuera de la cancha.
- Garbajosa. Nadie como él conoce el juego y tiene tanta experiencia.