El boom del antiaging por José Antonio VERA

El boom del antiaging, por José Antonio VERA
El boom del antiaging, por José Antonio VERA

El sueño más antiguo del hombre es posiblemente el de la inmortalidad. La ciencia lleva siglos en ello y no lo consigue, pero si es verdad que cada vez vivimos más y mejor. En los últimos tiempos está habiendo una ebullición del denominado antiaging, tratamientos encaminados a lograr que se viva más y en condiciones más óptimas. Una de las claves está en la alimentación, frugal y poco calórica, la otra en el ejercicio físico moderado y permanente, y una más en la activación de las denominadas sirtuinas, un tipo de proteínas en las que podríamos encontrar la llave de la longevidad y la salud. Los estudiosos de la longevidad ha introducido la última novedad antiedad: los test genéticos para conocer qué personas tienen los telómeros (enzimas de la juventud celular) más cortos de lo habitual, lo que revelaría quien va a envejecer antes. Además, algunas clínicas hacen los «biochips» de ADN, que permiten detectar hasta 70 alteraciones genéticas asociadas a patologías relacionadas con el envejecimiento. Los expertos en atiaging hacen una serie de recomendaciones. Por ejemplo, media hora diaria y como maximo 60 minutos al día, 3 veces por semana, de ejercicio físico. Más ejercicio puede producir estrés oxidativo y originar el efecto contrario al deseado. Las personas de edad avanzada deben caminar, a un ritmo rápido, durante ese tiempo, amen de natación y control del estrés. La dieta debe ser baja en grasa y alta en carbohidratos complejos y, sobre todo, verduras y frutas. Las grasas preferiblemente deben ser monoinsaturadas, como el aceite de oliva virgen, los frutos secos y el pescado azul, rico en ácidos grasos Omega 3. También se ha de incrementar la cantidad de fibra en la dieta. Ésta se encuentra en las frutas, legumbres y verduras, especialmente en su piel, y en los cereales integrales.También se recomienda el consumo moderado de alcohol, máximo 2 copas al día, a ser posible de vino tinto. El resveratrol del tinto tiene la cualidad de activar las sirtuinas, esas proteínas antes citadas que sirven para prolongar la edad. Y es fundamental mantener el peso preferiblemente entre el 5 y el 10 por ciento por debajo del considerado ideal. Está demostrado que aumenta la longevidad. Hay mucha literatura acumulada sobre el hecho de que una menor ingesta de alimentos ayuda a prolongar la vida. En experimentos científicos, reducir la ingesta de comida entre un 30 y un 40 por ciento prolonga la vida de las levaduras, gusanos, moscas, ratones y perros. La gente que vive mucho no come demasiado, sino más algo menos de lo que se considera normal. O sea, que se quedan casi siempre con hambre. Y además caminan para ayudar a la digestión, y llevan una vida muy tranquila y sin estrés. El doctor José Sabán aporta su visión del «rejuvenecimiento» por dentro, consistente en tonificar las arterias y mejorar la pared vascular, el endotelio, para aminorar el deterioro de órganos y tejidos. Visión novedosa que quedó plasmada en un reciente congreso de la Sociedad de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad.