El yate de Abramovich un palacio flotante anti paparazzi

El multimillonario ruso Roman Abramovich, uno de los hombres más ricos del mundo y propietario del FC Chelsea, posee desde junio el yate privado más largo. Un coloso de lujo de 164 metros de eslora denominado «Eclipse».

El yate de Abramovich
El yate de Abramovich

La puerta de un templo budista y tejidos hechos con crines de caballos son algunas de las excentricidades que esconde este palacio de 6.000 metros cuadrados. Y son sólo algunos de los pocos datos que se han filtrado desde los astilleros «Blohm & Voss», en Hamburgo, donde reina el secretismo más absoluto –como parte del contrato- tras haber dado trabajo durante su construcción a más de 4.000 operarios.Pero entre los datos que han ido saliendo a la luz, no han faltado alardes de multimillonario como una enorme piscina de mármol. Y es que los visitantes pueden nadar en la piscina más grande que surca actualmente los océanos. La sorpresa se esconde al mirar al fondo, rematado con incrustaciones de mosaico de vidrio, que al impacto de la luz del sol produce un brillo único.Lujo extremoDetrás del diseño del interior de la nave está Terence Disdale, especialista en decoración de yates de lujo. El dormitorio del magnate es una suite de 500 metros cuadrados totalmente acristalada para dormir bajo las estrellas, con paredes forradas con piel de pez raya. Dos cubiertas más abajo, otras dos suites y ocho camarotes de lujo para sus invitados.El salón principal está decorado con fósiles de millones de años de antigüedad y árboles petrificados. Un entorno único para los cuadros de Pablo Picasso, Vincent van Gogh o Francis Bacon que cuelgan en sus paredes. Distribuido en nueve pisos y 24 camarotes, el barco puede alojar a un centenar de personas entre tripulación e invitados, que además de disfrutar de dos piscinas y varios comedores de lujo, también cuenta con su propia sala de cine, spa, gimnasio, jardín privado y un acuario. Detalles de una película de James BondLos diseñadores reconocen inspiración en algunos detalles en la saga de James Bond, con sus invenciones fantásticas. El «Eclipse» estaría del lado de los multimillonarios a los que se enfrenta habitualmente el agente. En la mente del multimillonario ha estado presente siempre tener poner gran atención a la seguridad. El yate tiene ventanas a prueba de balas y hasta un submarino capaz de escapar en una situación de riesgo a 50 metros bajo la superficie. De nuevo el secretismo sobre los rumores que se ciernen sobre la embarcación al hablar del supuesto sistema de misiles que lleva a bordo. La embarcación incluye un sistema de detección de misiles que fue instalado en Francia, también cuenta con un láser de infrarrojos anti paparazzi. Se trata de un dispositivo que detecta por sensores el momento en el que una cámara digital actúa, a la que contrarresta lanzando un haz de luz para anularla de inmediato. Por otro lado, la cubierta del puente de mando y el camarote principal de Abramovich –una suite de 500 metros cuadrados totalmente acristalada para dormir bajo las estrellas– cuentan con cristales blindados antibalas.Las cifras en torno al proyecto varían. De los 340 millones de euros que reconoce el magnate, a los 800 millones que se han calculado con todos los detalles incorporados. Lo cierto es que el mantenimiento diario de la tripulación ya rondaría los 80.000 euros. Llenar los tanques del Eclipse tiene un coste de alrededor de 79.000 Euros.