China inyecta moral en los mercados

Los gestos del país para flexibilizar el yuan animan las bolsas mundiales / El Ibex gana un 1% y las empresas siderúrgicas lideran los avances / La prima de riesgo se relaja 

El impacto de la divisa china
El impacto de la divisa china

China inyectó ayer algo más de moral a los mercados y la posibilidad de que el país flexibilice el tipo de cambio de su divisa, el yuan, frente al resto de monedas internacionales fue bien acogida por los inversores. El país asiático cede así, aunque de forma moderada, a la fuerte presión de la UE y EE UU, que llevan varios años reclamando al Gobierno chino que aplique unas «reglas de juego» más justas para las exportaciones y que centre más su expansión en el consumo interno para favorecer la salida de Occidente de la crisis económica.A las puertas del G-20El movimiento de China, que ya ha dejado claro que no es una revaluación, se produce en un momento clave, a las puertas de la próxima cumbre del G-20 en Toronto. La principal potencia emergente, que encara la reunión en una cómoda situación económica gracias a su crecimiento de doble dígito, defiende a capa y espada el actual nivel de su divisa. Desde 2008, el Gobierno chino ha mantenido el tipo de cambio frente al dólar ligeramente por encima de 6,8 yuanes con el objetivo de mantener el alza imparable de su PIB durante los momentos más duros de la crisis financiera.De momento, el Ejecutivo chino no ha detallado cómo va a flexibilizar su moneda, pero el domingo ya avanzó que el cambio será «gradual y sostenido». En cualquier caso, este matiz supone un cambio importante en la postura del gigante asiático, que ha pasado de negarse en rotundo a modificar el tipo de cambio del yuan a abrir la puerta a la posible moderación de su estricta política monetaria durante la crisis. Los grandes organismos internacionales aplaudieron el movimiento de China, un sentimiento que se trasladó al parqué.Los mercados de valores respondieron con alzas a la promesa del Gobierno chino y el Ibex 35 llegó a ganar más de un 2% a media sesión. Al cierre, el selectivo nacional se desinfló aunque mantuvo el tono positivo, aun con escaso capital, gracias a un repunte del 1% que le permitió recuperar los 10.000 puntos.Las compañías más alcistas fueron las siderúrgicas, espoleadas por la posibilidad de que las exportaciones europeas ganen peso internacional con un yuan más fuerte. ArcelorMittal ganó un 5,6%, mientras que Acerinox se revalorizó un 3,53%. Respecto al sector financiero, cierres mixtos. Santander y BBVA subieron, mientras que los medianos sufrieron ligeros descensos. La subida acumulada del parqué durante las últimas nueve sesiones supera el 16% y los analistas creen que los mercados podrían entrar en una nueva tendencia lateral.Asia se desmarcaEl resto de grandes plazas europeas también registraron alzas de entre el 0,9% y el 1,3%, aunque los movimientos más importantes se registraron en los parqués asiáticos. El Hang Seng, principal índice chino, registró un repunte del 3,08% después de un fin de semana marcado por las noticias sobre el yuan, mientras que el Nikkei japonés se anotó un alza del 2,43% en una sesión alcista dominada por las tecnológicas.En el mercado secundario de deuda soberana, la rentabilidad del bono español vivió su segunda sesión consecutiva de recortes y se situó en el 4,464%. De igual forma, el diferencial frente al «bund» alemán, que refleja la posibilidad de impago de España, cayó hasta los 170 puntos básicos tras haber tocado techo en 221 puntos la semana pasada. El interés de la deuda alemana creció hasta el 2,766%.