Vestirán las infantas de Caprile en la boda sueca

¿Vestirán las infantas de Caprile en la boda sueca?
¿Vestirán las infantas de Caprile en la boda sueca?

Son días en los que no falta de nada: petición de mano, boda y también bautizo. Anoche se formalizó el compromiso del duque de Feria con Laura Vecino en una fiesta privada con el duque de Segorbe, su tío con el que pretendían organizarle gresca, que fue acompañado de su esposa Gola. También acudieron la tía Valdenebro, viuda de Antonio Abascal y los padres de la contrayente con sus parientes más inmediatos. Rafael Medina fue tradicional y le regaló un anillo. Por otro lado, Caritina Goyanes bautizó a su hijo Pedrito en la cripta de los Carmelitas mientras que hoy Victoria de Suecia contrae matrimonio en medio de recelos, entusiasmo y polémica. Don Juan Carlos no acompañará a Doña Sofía y ni al resto de la Familia Real española. Hay una enorme expectación, casi morbo, ante lo que hoy en Estocolmo vestirán las Infantas Elena y Cristina para el enlace de Victoria. Ambas se han confiado a un Lorenzo Caprile que vistió los primeros tiempos de Letizia, proporcionándole un estilazo ahora amortiguado por el menos lanzado Felipe Varela, que hace una moda urbana y no huele ni de lejos el refinamiento de las alfombras largas. Elena y Cristina, quizá contraatacando, seguro que recurrirán a la sapiencia cortesana de Caprile. Aunque eso no quiere decir que mañana puedan sorprender con cualquier otro diseñador. Pero no lo creo. Hay muy buena sintonía entre ellos y les gusta el respeto y distanciamiento que el modisto pone al cuidarlas. Igual nos deslumbran en rojos y azules a los que son bastante adictas, aunque un rosa no estaría mal. De esto y del entierro de Cereceda se habló en la entrega del Premio Olay a Sara Baras, que reapareció de su retiro voluntario aunque no volverá a los escenarios hasta finales de 2011. Lo hará en el rehabilitado Colón de Buenos Aires, si todo sale como está planificado. Porque está claro que Cecilia Gómez no será su sucesora. En la fiesta estaba en boca de todos y la consideran un fiasco refrendado por la poca taquilla. Sorprendente fue la concurrencia de mujerío popular encabezado por una Soraya Sáenz de Santamaría risueña y comentando con Pilar Cernuda la peripecia del pañuelo palestino de Cospedal. Cristina Cifuentes pareció rejuvenecida ante Cristina Alberdi y la siempre chispeante Elvira Rodríguez fiel al negro. Isabel San Sebastián destacó en rojo y Curry Valenzuela en azul pastel.