Aseado regreso de Aparicio en la Valencia venezolana con un Cid arrollador

La Razón
La RazónLa Razón

El madrileño Julio Aparicio volvió ayer a vestirse de luces en su segundo intento de vuelta a los ruedos después de su primer retorno el pasado 1 de agosto en Pontevedra. Tras cortar entonces la temporada española por problemas de salud, ayer cortó una oreja en su regreso al otro lado del Atlántico en Valencia (Venezuela).

El torero de dinastía arañó un apéndice de su primero en un trasteo basado en el toreo en redondo, ya que con la izquierda bajó el tono de una faena pasada, como el resto del festejo, por agua. No en vano, el espectáculo estuvo suspendido durante varias horas por la lluvia descargada. Ante su segundo, con poca fuerza, tan sólo pudo dejar algún detalle de torería.

Sin embargo, el gran triunfador del día fue otro español. El sevillano Manuel Jesús "El Cid", que salió a hombros en el estreno de su temporada americana. El de Salteras paseó un trofeo de su primero, pero fue con su segundo en el que mostró su auténtica dimensión al desorejar al astado de Rancho Grande que cerró plaza merced a una labor muy ligada y de gusto estético por ambos pitones.

Previamente, el veterano Bernardo Valencia, que se corto la coleta al término del festejo, se despidió de los ruedos con el estilo bullidor que siempre le caracterizó. Largas cambiadas, banderillas con todo tipo de suertes, series de rodillas en los medios con la muleta, pases por la espalda… todos se fueron sucediendo con tino para terminar con otras tres orejas en el esportón.

Sánchez, gran triunfador en la reapertura de San Luis del Potosí

Por otro lado, el mexicano Juan Pablo Sánchez se erigió en el gran protagonista de la apertura del remozado coso de San Luis del Potosí. El azteca salió del Domo con las dos orejas de su primero bajo el brazo en una corrida monstruo en la que tan sólo él abandonó el coso en volandas.

El de Aguascalientes supo entender la noble condición del cuarto, el mejor del dispar encierro de Arroyo Zarco, para no desentonar e incluso superar a las figuras con las que compartió cartel.

Previamente, Sebastian Castella se llevó el primer trofeo del nuevo coso, logro que Enrique Ponce estuvo cerca de arrebatarle de no ser por la dureza del presidente, lo que dejó su labor en una vuelta al anillo. Arturo Macías no quiso quedarse atrás y lo intentó hasta con un sobrero de regalo, pero se topó con tres animales de escasas posibilidades.

Tercera de feria en Valencia (Venezuela), reses de Rancho Grande, el 5º, premiado con la vuelta al ruedo, y El Prado (2º y 6º), otro más de rejones de Vista Hermosa. Francisco Javier Rodríguez, ovación; Bernardo Valencia, dos orejas y oreja; Julio Aparicio, oreja y ovación; y El Cid, oreja y dos orejas. Media entrada.

En San Luis Potosí (México), inauguración del Domo, astados de Arroyo Zarco, desiguales de presentación y juego, de buena condición el 2º y el 4º, premiado con la vuelta al ruedo, el 9º, sobrero de regalo. Enrique Ponce, ovación y vuelta; Sebastian Castella, oreja y ovación; Arturo Macías, silencio tras aviso, silencio tras dos avisos y silencio en el de regalo; y Juan Pablo Sánchez; dos orejas y silencio tras aviso. Lleno.