La operación estética más peligrosa: borrarse la «cara cuadrada»

Someterse a esta operación de cirugía estética cuesta cerca de 10.000 euros, pero ése no es el problema. El verdadero riesgo está en que esta intervención, que dura entre dos y ocho horas, ha causado ya parálisis faciales, daños cerebrales e incluso varias muertes.

Una de las jóvenes coreanas que ha decidido operarse de mandíbula
Una de las jóvenes coreanas que ha decidido operarse de mandíbula

Las clínicas de cirugía estética de Corea del Sur están recibiendo un aluvión de jóvenes con complejos que quieren cambiar de rostro. En concreto, estilizarse la mandíbula para hacerla más alargada y parecerse más a las admiradas estrellas que aparecen en la televisión. Es lo que se conoce como el "complejo de la cara cuadrada".Los riesgos de esta operación de cirugía estética son tan evidentes que han llevado a las autoridades del país a recomendar a sus ciudadanos que no caigan en esta moda tan peligrosa, y que, según la prensa coreana, ha causado ya varias muertes, la última de ellas la de una adolescente de 18 años.Sin embargo, no lo tendrán fácil: según el diario local Korean Joongaang Daily actualmente hay cerca de 60 páginas de internet que asesoran a los interesados sobre este asunto, con mayores o menores garantías, algunas de las cuales, como la popular The Beauty Bean, tienen 120.000 miembros que comparten sus experiencias, preguntan o expresan sus dudas.Los riesgos de esta operación estéticaSegún advierten los expertos, la operación estética para realinear o reajustar la mandíbula inferior, conocida como "yangak", pretende reducir el efecto de una mandíbula prominente, pero es distinta y mucho más peligrosa que otras que se realizaban hasta ahora, y que constaban simplemente en limar ligeramente estos huesos.La complejidad de esta intervención está en que no sólo hay que reducir ligeramente el tamaño del hueso, sino desplazarlo de sitio con las consecuencias que acarrea sobre todo el rostro. Complejos por la mandíbulaPero la mayoría de los que se someten a esta operación de riesgo no saben, o prefieren no saber, sus consecuencias. "Toda mi vida he estado sufriendo por el aspecto de mi mandíbula. Pasaba siete horas de cara al público en una tienda hasta que conseguí el dinero para la operación. Aunque el trabajo ha sido duro, ahora mi vida está llena de expectativas", explica una estudiante universitaria.Para otros muchos, sin embargo, el balance no es tan positivo. Las autoridades sanitarias advierten de que son muchos los efectos secundarios, irreversibles, que ocasiona esta operación. Incluso, otra estudiante de 18 años, que se estaba preparando para su ingreso en la universidad, falleció por problemas respiratorios después de someterse a esta operación.Operarse para parecerse a las famosas"He oído también que dos o tres pacientes más han muerto o han tenido daños cerebrales. Los efectos más comunes son dificultades de respiración, exceso de sangre en la nariz, problemas al masticar o parestesia (pérdida de sensibilidad y sensación continua de hormigueo)", explica Park Jae-eok, cirujano del Hospital Santa María de Seúl.Entre los afectados está Yu, una estudiante de 23 años que se pasó tres años trabajando a tiempo parcial para ahorrar el dinero que costaba la operación, y que ahora tiene la parte izquierda de su rostro paralizada. O Kim, de 28 años, que decidió también desplazarse su mandíbula porque no le gustaba su "rostro cuadrado", y a quien le han quedado importantes secuelas."Ha llegado el momento de parar esta moda de intentar parecerse a las celebridades. Esta intervención de estética es muy peligrosa", advierten los médicos.