Deniegan una orden de alejamientoa una discapacitada que denunció a su marido por maltrato

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo ha denegado este viernes la orden de alejamiento solicitada por una mujer discapacitada, que padece Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), y quien ha denunciado a su marido por supuestos malos tratos.

Según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) el juez ha adoptado esta decisión tras haber tomado declaración durante toda la mañana a las partes implicadas.
Así, el hombre, que está imputado, ha prestado declaración en los edificios de los juzgados por un supuesto delito de malos tratos psicológicos, mientras que a la mujer se le ha tomado manifestación en su vivienda, debido a la grave discapacidad física que padece.

Ahora continuarán las actuaciones --el caso está en la fase de diligencias previas y se realizarán más pruebas--. En ese sentido, el TSXG explica que el procedimiento "sigue su trámite ordinario", por lo que "se recibirán las testificales oportunas"y se realizará una valoración pericial forense para determinar si existe maltrato psicológico.

F.L.S., el marido de la denunciante, llegó antes de las 11.00 horas de este viernes a los edificios de los juzgados, los cuales abandonó, con el semblante tranquilo, cerca de las 15.30 horas; tras haber prestado declaración y sin querer realizar manifestaciones a los periodistas que se habían desplazado hasta el lugar.

También durante la mañana el magistrado del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer se trasladó hasta el domicilio de la denunciante para tomarle declaración. Debido a la enfermedad degenerativa que padece --ella solo puede mover los ojos--, se comunica a través de un sistema especial, mediante el ordenador; por lo que la actuación requirió bastante tiempo.

La mujer, de 43 años de edad, denunció los supuestos malos tratos que habría recibido por parte de su pareja --con quien ya no convive-- después de que éste apareciese en su casa este fin de semana.

La mujer había llamado a su hijo para que fuese a su domicilio porque una de sus cuidadoras no iba a acudir y éste apareció con su padre --el marido de ella--. En ese momento, la mujer estaba comunicándose a través del ordenador con una persona de Sevilla y fue ésta la que dio aviso a la Policía, que acudió a la casa.

Una vez que la mujer presentó la denuncia, se hizo cargo del asunto el Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo, que estaba de guardia en ese momento. Posteriormente lo remitió al de Violencia sobre la Mujer.