ANÁLISIS Cuál es el futuro en Afganistán

La Razón
La RazónLa Razón

¿La situación actual invita a pensar en una salida positiva?
–Estimo que la Administración Obama ha dado seguridades de que no dejarán que el conflicto pueda sufrir una involución después de los esfuerzos realizados por Estados Unidos (cerca de 100.000 soldados norteamericanos sobre el terreno y decenas de billones de dólares gastados, además del alto tributo en vidas) y por el resto de la coalición en ISAF, en la que se encuentra España. Confío, sobre todo, en que los resultados de la estrategia puesta en marcha por el General Petraeus (Contrainsurgencia-COIN) dan a la situación de hoy unas perspectivas de salida positiva que no tenían hace un año cuando se produjo el relevo del máximo responsable en el terreno, el General Mc.Chrystal; se ha vencido con éxito el momento de pérdida de iniciativa del pasado año y las Fuerzas de Seguridad afganas progresan en la asunción de cometidos operativos con una mayor presencia en cantidad y sobre todo en calidad, aunque es un asunto frágil. Hasta 2014 se pueden consolidar estos éxitos y mantener, merced a acuerdos de transición aún por firmar, una presencia disuasiva de EE UU, aunque sea a distancia. En cualquier caso Afganistán será por muchos años un Estado frágil, aunque soberano en sus decisiones. El mayor peligro es un abandono precipitado, confiando el esfuerzo a una mera estrategia contraterrorista.
 

¿Cree que el inminente comienzo de la transferencia de autoridad a los afganos ha lanzado a los talibán a una campaña más agresiva?
–Estamos en el tiempo más favorable para las operaciones de los talibán, el periodo primavera-verano, y es normal que tengan esta actividad, coronada por algún éxito de sus intolerables acciones. La transferencia de autoridad se está haciendo de abajo a arriba, es decir, en distritos y provincias, conservando cautelosamente aquellos que todavía no están maduros para recibirla. El momento actual se caracteriza también por la entrada en escena de la negociación con los talibán, tanto por el presidente Karzai como por los norteamericanos; recuérdese que Petraeus definía con quienes se podría negociar llegado el caso dentro del complejo talibán, con los no irreductibles. Es posible que el movimiento talibán no sólo esté haciendo un esfuerzo para impedir la negociación, sino para ponerse en una posición de fuerza.

¿Cree que un incremento del contingente español ayudaría a mejorar la seguridad y la consecución de la misión?
–El contingente español ha sufrido sucesivas modificaciones e incrementos para mejorar la seguridad; los nuevos medios de vehículos tácticos son de los mejores, a pesar del reciente atentado con un IED, que viene a corroborar la eterna lucha entre el explosivo y la coraza. Estimo que las fuerzas españolas han dado un importante nivel a su operatividad ocupando posiciones avanzadas que mejoran el cumplimiento de la misión de seguridad sobre la Ruta Lithium y la disposición de otras fuerzas que pueden actuar mediante la maniobra para hacer fracasar ciertos ataques de los talibán. Es posible que el uso de algún medio extra pudiera ir las reacciones propias, aunque no se está en el momento del incremento, como el resto de contingentes de ISAF, sino en el de consolidación de la misión y su término en el 2014.