Historia

Arturo Macías: «Esta confirmación es la tarde soñada por mí y por México»

Tras pagar con sangre su debut en La Maestranza, el mexicano Arturo Macías confirma hoy alternativa, con toros de Martelilla, en La Meca del toreo. Madrid aguarda con vehemencia la llegada del de Aguascalientes, lugar donde cayó herido su ídolo, su Dios, el Mahoma del toreo para la afición venteña, José Tomás. 

Arturo Macías/Foto: Connie G. Santos
Arturo Macías/Foto: Connie G. Santos

-¿Qué sintió al escuchar al torero de Galapagar derrochando agradecimientos hacia su pueblo?-Un orgullo grandísimo. Sucedió en mi ciudad. Él también vive aquí algún tiempo. En su día tuve la ocasión de conocerlo, de trabar amistad con él y hemos compartido cartel muchas veces, incluso un mano a mano en La México el año pasado, que se haya expresado así de mi tierra natal es un sueño como hidrocálido que soy.-Se le ve muy orgulloso de su patria, ¿Qué supone para un torero mexicano confirmar en la primera plaza del mundo?-Una ilusión enorme porque es una tarde soñada tanto por mí como por mi país. Van a venir muchos compatriotas a la plaza sólo por verme y eso, aunque genera bastante responsabilidad, supone un gran orgullo. Es lo máximo para mí, porque es un paseíllo anhelado desde hace tanto tiempo… -¿Cómo se prepara una cita tan marcada en rojo en el calendario?-He matado muchos toros en el campo y ahora estos días previos estamos intentando desconectar paseando por la sierra, queríamos que reinara la tranquilidad. Pero la verdad es que vengo preparando y pensando en mi confirmación en Las Ventas no desde este invierno sino desde el primer día que me ceñí un traje de luces. -Eres un espada prácticamente nuevo en España, ¿qué descripción haces de tu concepto del toreo?-Mi técnica ha evolucionado mucho. Ahora busco torear clásico y despacito. Así surge la emoción, indispensable para que se fijen en lo que uno hace. Cuando empecé a lidiar era un torero muy arrebatado. Los primeros años con tal de cortar orejas casi me podía hasta montar en el toro si me lo pedían. A base de lidiar, vas conociendo el oficio y sacando el verdadero estilo que llevas dentro, lo que sientes y que la gente ha podido ver estas últimas temporadas en la plaza de toros de México. -La varita mágica de Antonio Corbacho también se habrá dejado notar.-Sin duda, ya tuve la oportunidad de estar con él, en 2001, fue uno de mis primeros maestros. Me enseñó a palpar y agarrar una muleta, un capote. Después de varias temporadas sin comunicación, este año vuelvo a los orígenes y las dos partes estamos encantadas. Que una persona que ha dirigido las carreras de José Tomás y Alejandro Talavante, entre otros, se decida a apostar por mí es un halago. -Hace unos pocos días, un referente en su tierra como Eulalio López "Zotoluco"anunció la retirada a final de temporada. En Madrid, gozó de buen cartel, ¿Se ve recogiendo su testigo entre la afición venteña?-Cada torero tenemos nuestro espacio reservado, el maestro Zotoluco va a dejar un hueco enorme cuando se corte la coleta que quedará en el tiempo como cualquiera de los más grandes de país. Tiene sus seguidores y yo, a través del esfuerzo, trataré de lograr lo que hizo él, tener mis propios partidarios en Las Ventas. Ése sería el mayor éxito. -¿Qué conoce de la afición de Las Ventas?-Hace unos años, pasé un tiempo aquí. Me escapaba a ver las novilladas en cuanto podía. Este año presencié la encerrona de Daniel Luque, En Aguascalientes, de becerrista grababa las corridas que televisaban por el Canal Internacional como la Beneficencia de José Tomás. Habré visto esas cintas cientos de veces. Es un público muy sensible al matador que se entrega. -Miguel Abellán será el padrino y César Jiménez, el testigo. Dos toreros locales para su confirmación… -Admiro mucho a ambos. Ya saben lo que es salir por la Puerta Grande aquí, así que deben ser un buen espejo. Además, en México también se les conoce, así que es un honor que sean partícipes de un día tan importante en mi vida. -En Sevilla, un toro de Palha le infirió una cornada importante. ¿Es pasado ya el ‘tabaco' de la Feria de Abril?-Físicamente me encuentro muy recuperado, así que no me afectará en nada. Sufrí una herida importante, porque destrozó mucho músculo y aún noto algún tirón pequeño, pero mi cuerpo está regado por otras trece iguales, así que para mí no es nada nuevo. El bautismo de sangre te hace pensar algo más, pero luego ya lo terminas viendo como lo normal y propio de ponerte delante de un toro. -Además de La Maestranza, también ha pisado el albero de Valencia en Fallas, dos cosos de primera categoría antes del verdadero test de San Isidro. -Enloté cuatro reses que no me dieron mucha opción de triunfo, pero el estreno fue enriquecedor. Me sirvieron para mostrar la otra versión de mi toreo, la garra del no rajarse, del seguir adelante con valor para no pasar desapercibido. El anonimato me da pavor. Ahora, tengo la esperanza de que en la Monumental salte algún astado que embista para poder dar una gran tarde de toros que se recuerde tanto en Madrid como en mi tierra al otro lado del Atlántico.-El Payo, Mario Aguilar, Arturo Saldívar, usted… ¿Se puede hablar de una nueva Edad de Oro en el toreo azteca?-Sí, está floreciendo una generación con proyección importante. El Payo ya abrió el camino y confirmó, esperemos que nosotros tres también podamos hacerlo con éxito y todo lo bueno que apuntamos sea realidad de aquí a un tiempo.