Zoido propone bajar las armas en quince asuntos clave para los sevillanos

Todos a una. Ésta es la intención del alcalde, Juan Ignacio Zoido, al ofrecer a los líderes de los partidos en la oposición, Juan Espadas, del PSOE, y Antonio Rodrigo Torrijos, de IU, un gran pacto consistente en 15 puntos fundamentales para los sevillanos y que, por lo tanto, han de estar «por encima de las controversias políticas».

Todos los participantes en la reunión la valoraron, a su finalización, de un modo muy positivo
Todos los participantes en la reunión la valoraron, a su finalización, de un modo muy positivo

Una idea valorada muy positivamente por sus interlocutores. Desde el Gobierno, este «Pacto por Sevilla» es un ejercicio de «coherencia política», pues, en 2007, el ahora alcalde ya envió una propuesta similar al entonces regidor, Alfredo Sánchez Monteseirín. Tras ocupar su nuevo cargo, Zoido quiere «renovar y ampliar mi voluntad para el trabajo conjunto». En palabras de Juan Bueno, portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento, como oposición se «tendía la mano» al Gobierno y ahora, con mayoría absoluta, se sigue «tendiendo la mano».

Si en algo coinciden los tres partidos con representación en el Consistorio es en que tanto el empleo como la descentralización deben ser prioritarios. «El empleo es mi obsesión», reiteró Zoido, que plantea en el documento crear las condiciones para que haya inversión y se genere empleo de calidad, así como la idoneidad de abordar una estrategia conjunta con los agentes sociales. Para el portavoz del Grupo municipal Socialista , Juan Espadas, esto no debe ser «inconveniente para ejecutar medidas de forma inmediata».

El otro asunto al que los tres líderes conceden máxima premura, la desconcentración de la Administración, pretende la creación de una comisión especial delegada en el Pleno y convertir los distritos en los nuevos centros de decisión municipal. Una «tesis que IU siempre ha mantenido», señaló Torrijos, mientras que Espadas dijo que, en este tema, Zoido recoge «el testigo que le lancé».

Pero también son relevantes para el alcalde los puntos relativos a la transparencia –derogará la circular que limita el acceso de la oposición a la información–; la seguridad –con la incorporación de 300 agentes de Policía–; la capitalidad; el urbanismo, la rehabilitación de infravivienda y la erradicación del chabolismo; las infraestructuras educativas; los equipamientos – la red, «subterránea», de metro y la Ciudad de la Justicia–; la mejora del tráfico; la eliminación de barreras arquitectónicas; la recuperación del patrimonio histórico; la sostenibilidad; el pacto social; la marca «Sevilla»; y las inversiones en los barrios.

Una vez revisado el documento, Espadas y Torrijos ofrecerán sus sugerencias a este «pacto sin condiciones», como lo definió Zoido, que espera mantener encuentros frecuentes y que aprovechó para recordar su idea de «ejercer como si tuviera mayoría simple». Por otra parte, según informó ayer Europa Press, el intendente mayor de la Policía Local Ángel Rico será propuesto por el nuevo delegado de Seguridad, Demetrio Cabello, como director del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) y de Protección Civil.

Plan especial de financiación para los consistorios
El coordinador provincial de IU de Sevilla, Manuel Gutiérrez Arregui, y los secretarios generales de CCOO y UGT de Sevilla, Alfonso Vidán y Juan Antonio Gilabert, coincidieron ayer en la necesidad de mantener y crear empleo como prioridad municipal, apostando por un plan extraordinario de financiación para que los ayuntamientos puedan garantizar el pago de nóminas al personal de las plantillas municipales y agilizar la liquidación de las deudas contraídas con los autónomos, las pequeñas y medianas empresas (pymes) y las familias.

No habrá «cheques en blanco» desde la oposición
«No se trata de un pacto de Gobierno», quiso recalcar ayer Juan Espadas al ofrecer su valoración de la reunión mantenida con Juan Ignacio Zoido y Antonio Rodrigo Torrijos. Por ello, tras agradecer «la disposición del alcalde a comenzar el mandato teniendo en cuenta» a los otros partidos, le recordó que «la oposición no puede dar cheques en blanco sobre temas en general y menos al inicio del mandato». Para Espadas, el documento presenta «un pacto de mínimos sobre distintos aspectos programáticos», cuando, en su opinión, «la concreción de las propuestas es a veces más importante».

Así, señaló como posibilidad «estar de acuerdo en las grandes líneas de política general y luego no con la gestión concreta». Como ejemplo, la Ciudad de la Justicia o el metro, en los que coincide con Zoido en la necesidad de evitar confrontación, pero «puedo compartir o no» la concreción sobre el papel que el Ayuntamiento traslade a la Junta. Este pacto, pues, no debe suponer la «imposibilidad de ejercer oposición a cualquier cuestión del Pleno», defendió. Otro asunto que se prevé espinoso es la posibilidad de cambiar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), algo a lo que el PSOE se opone, pero que, si se plantean modificaciones, «las analizaremos una a una».