Sáenz de Santamaría redobla la presión sobre el «vicetodo»

Zapatero ha dejado de existir para el PP. Su visita de los miércoles al Congreso cada semana pasa más desapercibida. El interés de la sesión de control volvió a recaer en Alfredo Pérez Rubalcaba y Soraya Sáenz de Santamaría al hilo de la presión del PP para que el vicepresidente y candidato del PSOE a las generales abandone ya el Gobierno.

Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer, en la Cámara Baja
Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer, en la Cámara Baja

La portavoz del PP le pidió que elija entre «su ambición y su obligación» y, a diferencia de la semana anterior, en la que vimos a un Rubalcaba menguante ante su adversaria, esta vez se creció y volvió por sus fueros para defender su derecho a ser cartel electoral desde la vicepresidencia. Primero reprochó al PP que su «nuevo mantra» ya no sean las elecciones anticipadas, sino su afán por imaginar un particular régimen de incompatibilidades exclusivo para su persona; luego le pidió aclaración sobre «el principio según el cual se puede ser candidato y presidente y no candidato y vicepresidente y que no se aplica en ningún país del mundo», y más tarde le puso como ejemplos a José María Aznar, Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero «y, más cerca, la señora Esperanza Aguirre y el señor Alberto Ruiz-Gallardón». Soraya Sáenz de Santamaría, que subrayó que el Ejecutivo «no puede ser la plataforma electoral de nadie», no se quedó atrás y acusó al «vicetodo» de «supeditar» sus obligaciones políticas a sus «ambiciones personales».