IU exige a los rebeldes que rectifiquen

El Comité Federal de Izquierda Unida (IU) decidió ayer no emprender medidas sancionadoras a los diputados rebeldes en Extremadura. Así lo acordó su Presidencia Ejecutiva a última hora de la tarde, por 27 votos a favor, 12 en contra y 2 abstenciones, aunque, eso sí, les exigirá que rectifiquen su decisión de abstenerse en la investidura de José Antonio Monago como presidente regional.

Respaldado. Cayo Lara fue apoyado por la Presidencia Federal de IU
Respaldado. Cayo Lara fue apoyado por la Presidencia Federal de IU

Y ello, pese a que la propuesta inicial de la Ejecutiva hablaba de «actuar en consecuencia», o lo que es lo mismo, forzar a los tres rebeldes a que abandonen la coalición. Ésa fue la dura propuesta que el Comité de Política Federal de IU presentó ayer en su reunión extraordinaria para su debate y posterior votación, cuyo único punto del día versó sobre el acuerdo adoptado en Extremadura que permitirá al PP gobernar en la región. Sobre la mesa, la postura de la dirección federal del partido ante la complicada situación y el respaldo a su actual coordinador general Cayo Lara, pero ante todo, las posibles sanciones a adoptar sobre los tres diputados extremeños que, finalmente no se llevarán a cabo, al menos por ahora.

Como pudo comprobarse finalmente en la votación, no todos los coordinadores regionales se mostraron a favor de la severa propuesta de la Ejecutiva Federal. Entre ellos, José Antonio Mesa, alcalde de Martín de la Jara, que prefería «suavizar» el texto, y tratar de «convencerlos por las buenas, no de imponérselo por las malas». La propuesta inicial se basaba en el acuerdo que el propio Comité aprobó en noviembre de 2010, que decía que «ni por activa ni pasiva gobernará la derecha con los votos de IU». Y aunque aún faltaba más de un año para las elecciones del 22 de mayo, otra resolución del mismo Comité del 16 de enero de 2010 era más explícita y señalaba que «IU no debe permitir, no ahora ni en el futuro, que con sus votos, por acción u omisión, gobierne el PP». Sin embargo, dichos acuerdos no son vinculantes, ya que la última palabra, tal y como ocurre en este caso, corresponde a la dirección regional.

Una asamblea a la que no acudió, precisamente, el que tenía que ser el protagonista principal, Pedro Escobar. «Es evidente que es imposible que yo esté a las 16:30 horas en la reunión que hay en Madrid», denunció el coordinador general extremeño, que lamentó además, que si se produce «algún tipo de juicio» sobre su rebeldía será sin que él tenga posibilidad de «explicarlo». Y es que la Presidencia Ejecutiva decidió convocar la reunión a sabiendas de que él no podía asistir por tener que estar presente, como diputado electo que es, en la sesión constitutiva del Parlamento autonómico extremeño. Pero Escobar también tuvo palabras contra el PSOE. «Si estamos con ellos, todo es razonable; y si no estamos con ellos, parece que todos somos sus enemigos mortales», afirmó el coordinador extremeño. No obstante, no fue la única ausencia, ya que de los 57 coordinadores regionales, sólo acudieron 41. Entre las más destacadas, las de los representantes de Galicia, Valencia, Murcia, Ceuta y Melilla, por problemas de agenda.