CRÍTICA DE CINE / «Los otros dos»: Reparte la ley como puedas

Director: Adam McKay. Guión: A. McKay y Chris Henchy. Intérpretes: Will Ferrell, Mark Wahlberg, Eva Mendes y Michael Keaton. Duración: 107 minutos. USA, 2010. Comedia de acción.

 
 

Mark Wahlberg tiene barriguita. Mucha no, pero se le nota. Y Michael Keaton está perdiendo el pelo. Suerte que en «Los otros dos» estos detalles no tengan casi ninguna importancia.
Comedia de acción que bebe de fuentes tan dispares y disparatadas como «Loca academia de policía» y «Arma letal», la película dirigida por Adam McKay (ha trabajado media vida profesional en el otrora legendario espacio televisivo «Saturday Night Live» y dirigió, entre otras, la también «buddy movie» «Hermanos por pelotas»; la cabra siempre tira al monte...) es la historia de un par de antihéroes: Allen (Will Ferrell, en su salsa aunque comedido), un tipo enorme y un tanto friki casado, sin embargo, con una señora estupenda que encarna Eva Mendes, y Terry (el susodicho y entonado Wahlberg), quien arrastra una ruptura sentimental mal que bien. Ambos forman una pareja de pasivos agente que decide dejar el trabajo de despacho para desenmascarar a un sofisticado delincuente. Lo que haya hecho es lo de menos, en vista del desarrollo del filme.

Entre aparatosas persecuciones automovilísticas y unos «sketch» más acertados unas ocasiones que otras (a veces resultan muy espesos o chabacanillos), la producción se chotea del estereotipo que el cine de Hollywood ofrece de los agentes de policía y consigue algo curioso: acabar riéndose, incluso, de sí misma. No hace falta que a ningún lumbreras se le ocurra remedarla en la siguiente «Scary»: paródica, divertida a ratos, exagerada, absurda a chorros y con pocos prejuicios, consigue lo propuesto, o sea, entretener un rato al espectador. Samuel L, Jackson y Dwayne Johnson realizan unas breves apariciones en un filme al que no le habría dicho que no ni el mismísimo Leslie Nielsen. Y miren que está ya mayor...