David Miliband abandona la primera línea política para dar «libertad» a Ed

Miliband anunció ayer finalmente que no ocupará ningún puesto en la oposición. El que fuera ministro de Exteriores siempre había sido considerado el favorito para suceder a Gordon Brown, pero fue su hermano pequeño Ed quien se convirtió el pasado sábado en líder del Partido Laborista.

Desde entonces, el futuro político de David era la gran incógnita. Muchos ya habían adelantado que la joven promesa abandonaría el primer frente político y ayer, finalmente, se confirmó.

Miliband explicó que se retiraba para dejar «libertad y espacio» a su hermano y evitar así «distracciones». «Es la mejor decisión para mi familia y el partido», matizó ayer a la BBC. A pesar de su gran talento, la noticia ha causado un cierto alivio en las filas. Y es que nadie habría soportado una nueva guerra civil tras trece años de enfrentamientos entre Tony Blair y Brown.

El ya diputado –conservará su escaño por la circunscripción de Southshields– admitió que si se quedaba en el llamado «gabinete en la sombra», «el más mínimo estornudo» por su parte «en el momento equivocado» desviaría la atención del trabajo realizado por Ed.

Miliband no se cerró puertas para el futuro y aseguró que seguiría muy de cerca los temas de actualidad para poder aconsejar a su hermano.

Tras comunicar la noticia, Ed recalcó que David «aún no ha dicho su última palabra» en el laborismo y que haría una gran contribución a la política fueran o dentro de la oposición.