Mi vecino el espía ruso

Su frase en clave: "Perdone, ¿nos hemos conocido en California el pasado verano? No, creo que fue en los Hamptons"

Cuando un agente secreto ruso se encontraba con otro en un banco de un parque de Nueva York se preguntaban, "perdone, ¿nos hemos conocido en California el pasado verano? No creo que fue en los Hamptons". Y entonces ya sabían que estaban a salvo y podían empezar a intercambiar información. Su misión era vivir en Estados Unidos como cualquier pareja casada con hijos -que desconocían la verdadera identidad de sus padres-. Intercambiaban la información y documentos guardada dentro de maletines en estaciones de tren con funcionarios del Gobierno ruso cuando venían de visita a Estados Unidos. Los mensajes estaban escritos con tinta invisible, escondían otro tipo de información en mnesajes ecriptados y codificados.

Así, operaban los once agentes detenidos rusos del programa encubierto SVR – agencia de espías reciclada del antiguo KGB de la Unión Soviética-, según informó el periódico "The New York Times"ayer citando fuentes del departamento de Justicia de Estados Unidos.

Así las cosas, tras varios años de investigación por parte de las autoridades estadounidenses, la operación de las rusos concluyó el pasado domingo con la detención de diez personas en Yonkers (Nueva York), Boston (Massachussetts) y en el norte de Virginia. También, informaron hay otra persona acusada.

La misión "Programa de Ilegales"consistía en infiltrar y recultar a agentes rusos para introducirse en el gobierno estadounidense y en los círculos políticos para influir en las decisiones a favor de Rusia.

Los espías operaban en parejas. Salían de Moscú y se les asiganaba un país cualquiera del mundo. Entonces, asumían identidades falsas de ciudadanos del país o personas con permiso de residencia. El protocolo les obligaba a tener hijos. De esa forma, pasaban mucho mejor desapercibidos.

Según los cargos, se les acusa de lavado de dinero y no haberse registrado como funcionario de un gobierno extranjero. Pero, de momento, no hay ninguna acusación de haber robado material clasficado.