Madrid se convierte en una «Ciudad por los bosques»

Casi el 90 por ciento de los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes incumple la Ley de Montes

La RazónLa Razón

WWF España concede w:st="on" productid="a Madrid" el reconocimiento de "Ciudad por los bosques"por su compromiso con la compra pública responsable de productos forestales. Así, el Ayuntamiento prima la madera procedente de bosques con certificación forestal FSC para luchar contra las talas ilegales e insostenibles. Algo importante, ya que las Administraciones públicas españolas gastan anualmente más de 2.000 millones de euros en madera y papel, siendo precisas cada año 2 millones de hectáreas de superficie forestal para satisfacer sus necesidades.

 

A pesar de esta situación, sólo nueve entidades: Barcelona, Benicarló, Gavá, León, L´Hospitalet de Llobregat, Madrid, Sant Boi de Llobregat, Murcia y w:st="on" productid="la Diputación" de Toledo toman cartas contra estos problemas y se sitúan, por tanto, en la lista verde de este Observatorio. Esto significa que únicamente ellas aplican en la actualidad un programa de compra responsable para controlar el origen de los productos forestales que consumen.

 

Por el momento, otra treintena de ciudades ya han mostrado su compromiso, aunque no han avanzado aún en el desarrollo de medidas concretas o en su aplicación. El resto, 300 ayuntamientos (el 88 por ciento) en toda España, no ha desarrollado aún instrumentos de control sobre el origen de los productos forestales que consumen.

 

Estas cifras son preocupantes, ya que existe una legislación nacional, w:st="on" productid="la Ley" de Montes, que incorporó hace cuatro años la necesidad de que las Administraciones Públicas tomaran medidas para impedir la compra de madera procedente de talas ilegales.

 

Cabe recordar que hasta el 10 por ciento del volumen de madera y papel que consume el mercado ibérico procede regiones donde la tala ilegal es una práctica habitual. Un problema que genera en los países productores pérdidas de unos 12.000 millones de euros al año, según el Banco Mundial. Además, w:st="on" productid="la Pen¿nsula Ib¿rica" es el segundo mayor consumidor de madera tropical aserrada del mundo.

 

WWF solicita a los gobiernos locales que apliquen urgentemente medidas de compra responsable de productos forestales, según lo establecido en w:st="on" productid="la Ley" de Montes, dando prioridad a los productos certificados por sellos como el FSC.

 

"Nuestro objetivo es que se sumen el mayor número de ciudades a esta iniciativa y lograr que España acabe siendo un país líder en el consumo responsable del productos forestales", apunta Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España. Y concluye: "A través de su poder de compra, las Administraciones públicas tienen la llave para influir en el mercado y dinamizar el medio forestal español, reactivando el consumo de madera, papel y corcho de origen local y con certificación FSC".