Benedicto XVI: «La solidaridad no se puede dejar solamente en manos del Estado»

El Papa Benedicto XVI ha afirmado que la solidaridad "no se puede dejar solamente en manos del Estado"pues su significado es sentirse responsables "todos de todos", durante una audiencia con más de 8.000 miembros de asociaciones católicas en el aula Pablo VI.

Asimismo, ha indicado que "tanto la economía como la política tienen necesidad de gratuidad"y ha explicado que, "mientras antes se podía pensar que lo primero era alcanzar la justicia y que la gratuidad venía después como un complemento, hoy es necesario decir que sin la gratuidad no se alcanza ni siquiera la justicia". "La gratuidad no se compra en el mercado, ni se puede prescribir por ley", ha subrayado.

Por otro lado, el Pontífice ha señalado que la cultura, el voluntariado y el trabajo constituyen "un trinomio indisoluble en el compromiso diario del laicado católico". Así, ha precisado que "el fiel laico se pone en juego cuando toca uno o varios de estos aspectos y se esfuerza por promover la dignidad humana en el servicio cultural, la acción solidaria con los necesitados y el trabajo".

Además, ha asegurado que la acción de los voluntarios católicos testimonia y valoriza "la lógica del don"al donar "el propio tiempo, las propias habilidades y competencias, la propia instrucción, la propia profesionalidad, en una palabra, la atención a los demás, sin esperar nada a cambio en este mundo".

En este sentido, el Papa ha resaltado que este amor gratuito se experimenta por primera vez en la familia pues, de lo contrario, a su juicio, ésta entra en crisis. "Todo lo que se vive en familia, el darse sin reservas por el bien del otro, es un momento educativo fundamental para aprender a vivir como cristianos también en relación con la cultura, el voluntariado y el trabajo".

Finalmente, el Papa ha alentado a los voluntarios a "proseguir con constancia el esfuerzo a favor de los hermanos"y con la tarea de "poner en evidencia las injusticias y de testimoniar los valores en los que se funda la dignidad de la persona, promoviendo las formas de solidaridad que favorezcan el bien común".

Entre las asociaciones presentes en la audiencia se encontraban la Federación de Organismos Cristianos de Servicio Internacional y Voluntariado (FOCSIV), el Movimiento Eclesial de Compromiso Cultural, que colabora con la misión evangelizadora de la Iglesia y el Movimiento Cristiano de Trabajadores, que promueve los principios cristianos en la vida, la cultura y la legislación.