Bonnie & Clyde 2011

¿Quién no se ha sentido tentado de comparar la época de la Gran Depresión con la pertinaz crisis económica? A Darío Facal, dramaturgo y director de Metatarso, también, pero no para alcanzar sencillas conclusiones económicas, sino para reflexionar sobre la barrera entre personaje y actor.

Ledicia Sola y Juan Carlos Vellido circos de carretera y casetas de monstruos con «El circo de la mujer serpiente»
Ledicia Sola y Juan Carlos Vellido circos de carretera y casetas de monstruos con «El circo de la mujer serpiente»

«La vida imaginaria de Bonnie & Clyde» alude, claro, a los famosos atracadores de bancos de aquella época, pero, ninguno de los dos actores que los interpretan en 2011 nunca han atracado un banco. «Representar el pasado es irrelevante si las verdaderas motivaciones de aquellas personas las sustituimos por nuestras propias comprensiones del mundo», asegura Facal, que no considera la historia un espacio de reflexión, pero se niega a modelarlo desde la ideología propia.

Habitual del Escena Contemporánea, casi cierra el festival con esta pieza en la que concluye que «Bonnie y Clyde no vivieron la vida que les hubiera gustado vivir», y aquí se demuestra.