Libros

Cuatro detenidos por la muerte de un padre y sus 4 hijos en Italia

La Policía italiana detuvo anoche a cuatro personas consideradas responsables del tiroteo que ayer causó la muerte a un padre y sus cuatro hijos en la pedanía de Scaliti, en la localidad calabresa de Filandari (sur de Italia), informaron hoy fuentes policiales.

Los detenidos, que están relacionados entre sí por algún tipo de parentesco, están acusados de homicidio múltiple por la muerte de Domenico Fontana, de 61 años, y sus hijos Pasquale, de 37; Pietro, de 36; Emilio, de 32, y Giovanni, de 19.

Las órdenes de arresto emitidas por las autoridades judiciales de la provincia calabresa de Vibo Valentia llegaron después de que los cuatro detenidos prestaran declaración a la Policía como principales sospechosos.

Entre ellos figura Ercole Vangeli, de 42 años, vecino de la familia Fontana y que se presentó en el cuartel de los carabineros este lunes y confesó ser autor de las muertes, que, según él, se produjeron como consecuencia de una discusión por la compra-venta de un terreno.

Vangeli aseguró que había actuado solo, pero las autoridades judiciales de Vibo Valentia no creen probable esta hipótesis y por ello emitieron las órdenes de detención contra otras tres personas, cuyos nombres aún se desconocen pero de las que se sabe que están relacionadas entre sí por vínculos familiares.

El tiroteo se produjo a media tarde de ayer en la finca de los Fontana, en la que no se encontraban otra hija y la madre, quien sólo tuvo tiempo de llegar a su casa tras recibir el aviso de lo sucedido y ver con vida a uno de sus hijos, antes de que éste falleciera camino del hospital.

El padre y dos de los hijos fueron encontrados muertos en el exterior de la casa familiar, mientras que los otros dos vástagos fueron encontrados dentro de la vivienda.

Según informó la Policía, para el tiroteo se utilizaron dos pistolas, una de calibre 9 y otra de 7,65, y tres de las víctimas (Domenico, Emilio y Pasquale) habían sido detenidas en julio de 1998 por gestionar un cultivo de hachís compuesto por unas 2.000 plantas.

La Policía italiana descartó ya desde el primer momento que se tratara de un ajuste de cuentas entre clanes mafiosos de la Ndrangheta, la mafia calabresa, muy activa en los últimos años en la zona con numerosos actos de delincuencia e intimidación para hacerse con el control de las actividades ilegales