Fira y Ayuntamiento preparan un «plan B» ante la huelga de transporte

BARCELONA– Más de 60.000 congresistas desembarcarán el próximo 27 de febrero en el recinto de Montjuïc de Fira Barcelona para asistir al Mobile World Congress. ¿Cómo lo harán? La respuesta sigue siendo una incógnita ante la convocatoria de huelga por parte de los trabajadores de autobús y metro de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y las amenzadas de los taxistas. De momento, la convocatoria de paro para los cuatro días que dura el salón del móvil no es oficial, pero, Fira Barcelona y el Ayuntamiento vienen trabajando en un plan de contingencia desde antes, incluso, de que saltaran las alarmas.

El objetivo de la organización y la administración municipal es, por un lado, evitar que la ciudad se colapse ante la falta de transporte público y, por otro, minimizar los perniciosos efectos que la huelga puede causar no sólo a los participantes y visitantes del congreso sino también a la Ciudad Condal y Cataluña. Hoteleros, restauradores, comerciantes y empresarios apelan al sentido común e instan a las partes –empresa, empleados y Ayuntamiento– a llegar a un acuerdo antes de que sea demasiado tarde.
No sólo está en juego la imagen que se dé al mundo de Barcelona sino que la ya mermada situación económica de cada uno de los sectores se verá agravada ante la imposibilidad de desplazarse con normalidad por la ciudad. Los diferentes sectores económicos de la ciudad consideraron que siendo innegable el derecho de huelga, no es ni el momento ni el lugar y, en todo caso, es desproporcionado.

Según datos de Fira Barcelona, el impacto económico del congreso en la ciudad podría alcanzar los 275 millones de euros. Eso, sin olvidar que durante el certamen se presentará a compañías, autoridades y visitantes el proyecto Barcelona, capital de la telefonía móvil que busca, entre otras iniciativas, crear un tejido empresarial en telecomunicaciones en la ciudad.

«Estamos trabajando en diferentes alternativas» ante el panorama que se plantea, explicaron desde Fira, aunque, de momento, «no se ha concretado nada porque falta ver si se llega a un acuerdo y, en caso de que haya huelga, cómo se planteará ésta».

 

El Tram reduce costes con un ERE temporal
La empresa Tram, responsable de la gestión del TramBaix y TramBesòs, el servicio de tranvía de Barcelona, llevará a cabo un Expediente de Regulación de Empleo sobre la jornada de sus 215 trabajadores. Así, durante este año y el próximo, los empleados dejarán de trabajar entre dos y tres semanas. Esta medida y otras fueron ratificadas ayer por los trabajadores en asamblea aunque advirtieron de que el servicio se verá resentido. La empresa dijo que está trabajando en minimizar los efectos.