Batasuna anuncia a sus militantes que ETA ya no va a hacer más concesiones

El siguiente paso del «Proceso» es una negociación con el Gobierno

Batasuna admite que sus pasos buscan forzar al Gobierno a una nueva negociación
Batasuna admite que sus pasos buscan forzar al Gobierno a una nueva negociación

La llamada «Izquierda Abertzale» (Batasuna) exige al Gobierno, en su boletín interno «Barne Bulletina», la legalización de Sortu, la nueva marca electoral del brazo político de ETA, y la modificación de la política penitenciaria. Consideran que tanto la banda como ellos han dado los suficientes pasos «unilaterales» («ha concluido esta fase»), por lo que ahora les corresponde a los otros «agentes», en especial al Ejecutivo, pero también al PNV y Aralar, adoptar las iniciativas necesarias para que avance el «Proceso Democrático». Bajo el epígrafe «Coyuntura Política», en el documento se anuncia que ha finalizado la primera parte del «Proceso Democrático», por lo que, antes de pasar al siguiente escenario, el de una negociación con el Gobierno para resolver el «conflicto político», debe acometerse la «normalización de la actividad política de la Izquierda Abertzale» (legalización del partido que han presentado en el registro del Ministerio del Interior o, en su caso, que les dejen participar en las elecciones bajo otra fórmula). Fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN subrayan la suficiencia y seguridad que los redactores del «Barne Bulletina» tratan de transmitir a los militantes proetarras, como si fueran ellos los que llevaran la batuta de un supuesto «Proceso» y los demás tuvieran que ajustarse al guión que han marcado.

Al igual que en otros documentos, ya publicados por LA RAZÓN, queda claro que los enemigos políticos a batir son el PNV y Aralar, a los que, según ellos, se les ve «muy nerviosos», ya que van a tener que competir con los «batasunos» en las próximas elecciones. Por lo demás, al tratarse de un documento interno, destinado a la militancia, el lenguaje sigue siendo el mismo de siempre, a diferencia de los que han sido presentados recientemente en actos públicos, en los que los términos tradicionales han sido cuidadosamente desterrados. La conclusión a este respecto está clara: tratan, una vez más, de engañar.

«El Gobierno tiene muchos pasos que dar y no le vale el argumento de que lo hecho por nosotros hasta ahora no es suficiente», advierte Batasuna en el mismo tono de exigencia. A la legalización y las medidas para los presos, añaden el cese de las actuaciones policiales y judiciales.