Almagro sabe reaccionar a tiempo Verdasco pasa por lesión de Dolgopolov y Ramos se despide

Los tenistas españolas Nicolás Almagro y Fernando Verdasco han accedido a la segunda ronda del Masters 1000 de Roma tras solventar sus respectivos duelos ante el croata Marin Cilic y el ucraniano Alexandr Dolgopolov, en una jornada en la que Albert Ramos se despidió del torneo italiano tras caer derrotado en dos sets ante el argentino David Nalbandián.

El murciano se impuso en tres sets a Cilic tras complicarse un partido que parecía encarrilado para los intereses del español. El envite se decidió en un último set donde la decimotercera mejor raqueta del mundo, no concedió ninguna opción al croata, tras endosarle un contundente 'rosco' en el acto definitivo.

La primera manga únicamente tuvo un único dueño, Nicolás Almagro, que mermó al tenista balcánico con su revés, abriendo ángulos inalcanzables para su rival. La clave de la diferencia con que se adjudicó el acto inicial, radicó en las bolas de rotura, puesto que el español sumó dos de las tres de las que gozó, mientras que Cilic dilapidó la única de la que dispuso.


En el siguiente asalto se cambiaron las tornas, y el croata comenzó a hacer gala del buen servicio que le caracteriza. Los buenos guarismos de saque unido a las tres bolas de 'break' que supo convertir, propició que Almagro comenzara a desquiciarse, viendo que sus respuestas ante las acometidas rivales no surtían efecto alguno. Sin embargo, recuperó su tranquilidad y su tenis en un tercer parcial sin historia.

Por su parte, Fernando Verdasco se aprovechó de la merma física del ucranio Alexandr Dolgopolov, que abandonó el partido tras haber encajado un primer set 'en blanco', en que se vio sobrepasado por el madrileño, entonado al servicio. De este modo, el madrileño protagonizará un duelo fratricida ante David Ferrer, sexto cabeza de serie del torneo, en la segunda ronda.

Peor le fueron las cosas al barcelonés Albert Ramos, que cayó a manos del argentino David Nalbandián en dos sets. El español no le perdió la cara al partido pese al mejor tenis desplegado por el sudamericano, que supo adjudicarse cuatro de las ocho bolas de 'break' de las que gozó para desequilibrar la balanza y hacer perder un efectivo a 'la Armada'.

En el cuadro femenino, hubo una de cal y una de arena para las españolas. María José Martínez Sánchez quedó apeada en la primera ronda por la sueca Sofia Arvidsson sin apenas mostrar oposición. Si bien, Anabel Medina sí que se impuso con una autoridad incuestionable
a la china Zheng Jie en dos mangas en las que la valenciana únicamente cedió tres juegos.

Más complicado le resultará a la española el envite de segunda ronda que afrontará ante la danesa Caroline Wozniacki, sexta favorita y exnúmero uno del mundo.