Blindaje al frontón Beti-Jai

La Comunidad declara el edificio Bien de Interés Cultural

El último de los treinta frontones de juego de pelota que existe en Madrid fue construido en 1894
El último de los treinta frontones de juego de pelota que existe en Madrid fue construido en 1894

MADRID- El abandono histórico del último de los treinta frontones del siglo XIX que sobrevive en la capital puede llegar a su fin. La Comunidad acordó ayer en Consejo de Gobierno la declaración de Bien de Interés Cultural en calidad de monumento del Beti-Jai. Esto supondrá, en la práctica, recuperar el último frontón de juego de pelota, situado en el número 7 de la calle Marqués de Riscal, y dotarlo de usos compatibles que permitan su conservación en mejores condiciones que las actuales, según explicó el vicepresidente y portavoz del gobierno regional, Ignacio González.
 Además, a partir de ahora, al haber otorgado al frontón la mayor protección patrimonial regional, cualquier actuación que se pretenda llevar a cabo en este edificio singular deberá ser autorizada previamente por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad.
El Beti Jai («siempre fiesta», en euskera) se levantó en la última década del siglo XIX. Fue inaugurado el 29 de abril de 1894 y estuvo en funcionamiento hasta el año 1919. Con la Guerra Civil sus instalaciones fueron reconvertidas en comisaría y, durante los primeros años de la dictadura franquista, sirvió como lugar de ensayo de bandas musicales vinculadas a la Falange Española. En los años 20 del siglo pasado, el Beti Jai dejó de funcionar como frontón.
El Ayuntamiento dictó una orden de ejecución de medidas de seguridad sobre el frontón. En un principio, la propiedad negó la entrada a los técnicos municipales, pero finalmente accedieron y apuntalaron el edificio para evitar desprendimientos.