Puerta grande para la terna en Murcia

La tercera corrida de la feria de Murcia devolvió a esta plaza su habitual generosidad. Los tres toreros salieron a hombros tras una lluvia de trofeos. Rafaelillo, de la tierra, fue quien puso lo más torero de la tarde. Recibió a su primer toro con largas cambiadas de rodillas y al segundo a portagayola. Después puso la pureza a base de derechazos, con naturales profundos.

El Juli toreó muy bien de capote con verónicas ceñidas e hizo un quite por chicuelinas, ceñidas y vibrantes. Completó terna El Fandi y banderilleó a sus lote con la espectacularidad que lo caracteriza. El resto fue más vulgar e incluso prescindible. Se lidiaron toros de Fuente Ymbro, en general manejables. Rafaelillo, oreja y dos orejas; El Juli, oreja y oreja; El Fandi, dos orejas y oreja. Más de tres cuartos. Después del paseíllo, representantes de la Federación de Asociaciones Taurinas y del Club Taurino de Murcia, los matadores y sus cuadrillas junto con el delegado del Gobierno, Rafael González, desplegaron una pancarta en la que solicitaron la declaración de los toros como Bien de Interés Cultural en la región.

Lectura de manifiesto

Albacete. Séptimo Festejo de feria. Toros de Samuel Flores, desiguales de presentación. Enrique Ponce, silencio y oreja; Daniel Luque, ovación y oreja; Rubén Pinar, silencio y saludos. Tres cuartos. Al romperse el paseíllo el torero albaceteño, Manuel Amador, acompañado de una veintena de toreros locales, leyó un manifiesto de apoyo a la Fiesta y de rechazo a la prohibición catalana.