Tetrabricks FSC en Mercadona

La cadena valenciana es la primera gran superficie que envasa los productos de marca propia con el certificado de gestión forestal sostenible 

Tetrabricks FSC en Mercadona
Tetrabricks FSC en Mercadona

En las tiendas de Mercadona se venden cada mes 23.000 litros de leche de su marca propia, Hacendado, envasados en tetrabricks. Ahora los clientes de la cadena valenciana pueden ver en el envase algo que les diferencia de otros: el certificado FSC, que garantiza que el origen conocido y controlado de las fibras de maderas y papel con que están hechos. «Es una decisión tomada de acuerdo con los envasadores de nuestros productos. Y afecta a varios lácteos y a los zumos de frutas», explica Margarita Muñoz, responsable de Medio Ambiente de la cadena. Decisión que les sitúa como primera gran superficie que envasa los productos de marca propia en bricks con este sello.


La medida tomada afecta a toda la cadena producción y de consumo para bien. Primero Tetra Pak, la multinacional que fabrica los bricks, optó por la pasta de papel certificada en FSC para los envases. Luego, Mercadona, a través de sus proveedores, es quien elige este envase, que no va a salir más caro a los clientes. La estrategia de Tetra Pak es que cuesten lo mismo a sus clientes, lo que también permitirá llegar a más consumidores. «Si fueran más caros, seguramente el mensaje sobre el uso de madera y pastas de papel procedentes de bosques bien gestionados llegaría a menos gente», dice. Ahora al elegir un producto envasado con el sello FSC, «el cliente es el que decide hacer una compra sostenible», afirma Santiago González, presidente de FSC en España. «Así, entre zumos y lácteos que van en envases FSC, el mensaje y la importancia del uso de materias primas controladas llega a más consumidores», añade.
Mercadona trabajó también con WWF en el compactado de los rollos de papel higiénico. «Ahorramos plástico para envasarlos, y optimizamos la logística, porque en los camiones cabe un 50 por ciento más de rollos. Cualquier mejora ambiental aumenta la eficiencia y reduce costes», asegura Muñoz.